8 de cada 10 abuelitos pierden su dentadura

Especialistas del IMSS refieren que esto se debe a la falta de higiene, lo cual se convierte en un problema de salud integral.
Por otra parte, los abuelitos manifestaron su inconformidad por la ubicación de dichas oficinas ya que los que acuden a realizar algún trámite desde la zona norte y no tienen vehículo, tienen que cruzar los cuatro carriles de la avenida Hidalgo en un horario de intenso tránsito de vehículos.
(José Luis Tapia )

Reynosa

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) alerta que la falta de atención e higiene bucal propicia que ocho de cada diez adultos mayores pierdan su dentadura, al conservar 10 de las 28 piezas dentales.

El Estomatólogo de la Unidad de Medicina Familiar Número 33 del IMSS en Reynosa, Jorge Antonio Garmendia Gómez, refirió que los adultos mayores tienden a perder dos terceras partes de su dentadura debido a la falta de higiene.

Refirió que el deterioro dental obedece a que a un alto porcentaje de la población no cuida su salud bucal, relaja las medidas de higiene, lo que provoca caries, así como enfermedades periodontal (inflamación de las encías).

Destacó que el problema no es únicamente estético, se convierte en una limitante para mantener la salud integral, ya que la pérdida de las piezas dentarias tiene consecuencias en el proceso de alimentación y digestivo.

"Esta situación provoca dolor y dificultad al comer, al no poder masticar los alimentos duros o los de una dieta normal se recurre a comer alimentos suaves o con poco valor nutricional, lo que causa problemas de desnutrición que pueden provocar anemia y otras consecuencias" dijo.

Destacó que los problemas en la boca y los dientes no son exclusivos de los adultos mayores, pues la falta de higiene bucal es un problema que empieza desde la infancia.

Recomendó que todas las personas, en especial los adultos mayores, deben tener un control dental en su chequeo anual en los módulos de Atención Preventiva Integrada (PREVENIMSS), y en el caso de que usen prótesis dental, que sea cada seis meses, o en el momento que aparezcan molestias.