Un 3 de abril comenzó la historia del petróleo

En las faldas del Cerro de la Pez a una profundidad de 503 metros, el domingo de pascua 3 de abril del 1904, brotó el chorro de aceite.
El municipio se encuentra enclavado en la región huasteca.
El municipio se encuentra enclavado en la región huasteca. (Elizabeth Lara de la Cruz )

Ébano

El 3 de abril se inició el negocio del petróleo en México, un hecho histórico sin precedentes que revistió a Ébano como la cuna del petróleo pero es importante dar la información depurada y verdadera de la historia, para que las nuevas generaciones conozcan lo sucedido en los albores del siglo XX.

Eugenio Raúl Pacce Olvera, cronista municipal comentó que corría el año 1901 cuando Edward Doheney y su socio y amigo Charles Canfield dueños de la Compañía Ébano Fuel, perforaban un programa de 19 pozos petroleros, pero pese al número de pozos no había ganancia, ya que 14 de ellos estaban secos otro se incendió y los otros 4 produjeron apenas 100 barriles diarios.

EL PRIMER POZO EN LA ZONA

El primer pozo en la zona llamado Doheney I, tenía una producción estimada de 100 barriles diarios, éste es el primer pozo productor de petróleo en México.

El segundo pozo lo llamó “STELLA II”, en homenaje a su esposa, se produjo solamente 10 barriles por día; la insignificante producción era vendida a la refinería de Henry Clay Pierce que había empezado a hacer funcionar en Árbol Grande Tamaulipas, pero pasaban por tiempos difíciles ya que el crudo, para que funcionaran sus plantas tenían que traerlo de Estados Unidos.

Doheney y Canfield eran muy tenaces y esto quedó demostrado cuando lograron convencer al conocido banquero y comerciante Don Gerardo Meade, quien le hizo un préstamo de 50 mil pesos oro. Esto les permitió viajar a San Francisco California donde lograron una emisión de acciones por tres millones de dólares que les proporcionaría dinero suficiente para formar una nueva compañía denominada Mexican Petroleum Company.

Para ello liquidan la Ébano Fuel y comienza la Mexicam Petroleum Company; la nueva empresa inició a trabajar con la exploración de pozos, al lado de un hombre que será pieza clave en la busqueda de petróleo en México el geólogo mexicano Ezequiel Ordoñez, a quien el gobierno le había asignado a Juan N. Villarello para explorar dichos pozos.

LOS INFORMES DE ORDÓNEZ

En su primer informe Villarello el cual según la historia no realizó bien su trabajo, reportó que en la zona del Cerro de la Pez no existían indicios de que hubieran pozos petroleros.

Reporte que Ezequiel Ordoñez no firmó ya que él estaba seguro de la existencia del Oro Negro en el lugar antes mencionado, fue así que empezaron los trabajos de perforación precisamente en las faldas del Cerro de la Pez, donde a una profundidad de 503 metros, el domingo de pascua 3 de abril del 1904, brotó el petróleo a raudales.

Fue el común surtidor de 15 metros arriba del ápice de petróleo que produjo por muchos años 1500 barriles de crudo al día, aquí es donde nace el primer pozo productor de petróleo para usos industriales denominado “La Pez I”.

Comenzó operaciones de petróleo altamente rentables en Tampico, México. Amplió las operaciones durante la Revolución Mexicana y abrió nuevos yacimientos de petróleo en la llamada “Faja de Oro” hacia el interior de México, desde Tampico.