Pueden otorgar perdón por 'pecado' del aborto

El presbítero José Marcos García, integrante de la Diócesis de Saltillo, afirma que a las mujeres no sólo se les da ayuda espiritual sino también psicológica.
Durante 4 horas, 20 manifestantes contra la despenalización del aborto se plantaron en el Congreso.
Diversas manifestaciones han surgido en contra de la despenalización del aborto. (Ana Ponce)

Saltillo, Coahuila

La Diócesis de Saltillo puede otorgar el perdón por el pecado del aborto, explicó el presbítero José Marcos García Agustín, tras ser cuestionado sobre la iniciativa que propuso el gobierno de Coahuila para despenalizar la interrupción del embarazo.

Comentó que para los casos que se presenten sobre mujeres que deseen confesar su pecado y obtener el perdón de la iglesia católica, existen sacerdotes que tienen la facultad de absolver en cualquier momento. Sin embargo, recomendó que primero se acerquen al párroco de su confianza para que les oriente con respecto a la situación.

En Coahuila, ningún aborto ha sido penalizado en lo que va del sexenio del actual gobernador, Rubén Moreira, quien dijo que aún no hay para presentar la iniciativa de despenalización.

Afirmó que dependiendo de la condición, pudiera considerarse que el pecado se dio con atenuantes o con eximentes, por lo que de acuerdo con el Derecho Canónico, cuando las razones son eximentes, "en ocasiones, con el mismo confesor de cualquiera de las parroquias se puede absolver".

Sin embargo cuando los motivos son con atenuantes, "sí hay que canalizar a la mujer con alguno de los sacerdotes facultados, pues en esta situación, lo han hecho consciente y deliberadamente y saben que hay una pena, y que saben de que además de ser un pecado, es un delito, por eso está penado el aborto en la iglesia porque es también un delito" explicó el sacerdote.

Aseguró que cuentan con un centro de atención psicológica que tiene varios años operando dentro de la Diócesis de Saltillo, ubicado a un lado de las oficinas del Obispado, en la calle de Hidalgo, en la zona centro de la capital coahuilense.

García Agustín explicó que en dicho sitio se brinda atención psicológica a las mujeres que han optado por abortar "y buscan el perdón de su pecado". Afirmó que el tratamiento que se les da a las mujeres en esta situación no sólo es espiritual, sino también psicológico.

"Precisamente a eso se debe todo este procedimiento que tienen que ir con otro sacerdote, que además de ayudarle espiritualmente, la canaliza para que exista un acompañamiento psicológico".

El sacerdote dijo también que antes de emitir una opinión con respecto a la despenalización del aborto, espera que se presente la iniciativa y que los legisladores expliquen en qué consiste, pues destacó que no es lo mismo legalizar a despenalizar.