Abandonan al año a 50 personas de la tercera edad

Se registran diariamente hasta cuatro abandonos de adultos mayores.
Son dejados en el olvido.
Son dejados en el olvido. (Jesús García)

Ciudad Madero

En Ciudad Madero abandonan en promedio a 50 adultos mayores al año, informó la Dirección del Desarrollo Integral de la Familia (DIF), lo cual fue constatado por la Dirección del Adulto Mayor de la urbe petrolera.

Germán Zúñiga Pintor, director del DIF Madero, informó que "hay hasta cuatro casos de abandono al mes" de personas de la tercera edad, lo cual se da por las mismas familias por diversas circunstancias.

Puntualizó el funcionario que la mayoría de los casos que son reportados al DIF son de personas mayores de 60 años con algún padecimiento, quienes son olvidados por sus hijos y familiares a su suerte, ya sea porque han sido abandonados en sus mismos hogares o con familiares.

Según la Dirección del DIF en la urbe petrolera la institución atiende el caso de una mujer que habita en la colonia Ferrocarrileros, la cual rebasa los 80 años de edad y sufre de colostomía infectada, que es la abertura en la pared abdominal que se realiza durante una cirugía.

"En este caso la señora Rosa María López fue abandonada por sus cuatro hijos, quienes a pesar de saber que contaba con una cirugía infectada la dejaron completamente sola, y fueron los vecinos quienes dieron parte a las autoridades del sistema DIF para que fuera atendida", declaró.

La Dirección del Adulto Mayor en la urbe petrolera reconoció que se trata de una constante según los casos que han llegado a dicha área municipal, lo cual buscan evitar haciendo conciencia entre las familias locales a que le den el valor que se merecen a los abuelitos.

En este momento la Dirección del Adulto Mayor a cargo de Erasmo González Martínez, formula un censo para conocer cuántas personas de la tercera edad sufren de abandono o maltrato, hasta la fecha son más de 140 abuelitos con este tipo de problemáticas.

El titular de la dependencia puntualizó que cuentan con personal para apoyarlos de manera legal y psicológicamente, ya que en muchos de los casos son los mismos hijos o nietos los que buscan arrebatarles propiedades a los ancianos y estos quedan desvalidos.