Zacoalpan; enfrentan comuneros a delegada de Procuraduría Agraria

Insiste la funcionaria en realizar asamblea para destituir a presidente comunal "incómodo"; este acusa a la delegada de tratar de imponer los intereses mineros.
Sigue la disputa de la delegación de la Procuraduría Agraria de Colima contra los habitantes de Zacualpan, al norte del estado
Sigue la disputa de la delegación de la Procuraduría Agraria de Colima contra los habitantes de Zacualpan, al norte del estado (Agustín del Castillo)

Guadalajara

Sigue la disputa de la delegación de la Procuraduría Agraria de Colima contra los habitantes de Zacualpan, al norte del estado: ayer, un centenar de comuneros bloquearon la carretera a su comunidad para evitar la asamblea convocada por la institución para destituir al presidente Taurino Rincón Lorenzo e, inmediatamente, elegir a una nueva dirigencia acorde a las negociaciones con los mineros interesados en explotar la zona, de acuerdo a denuncias de campesinos ligados al movimiento de resistencia.

Este domingo a partir de las siete de la mañana, los comuneros se apostaron a un kilómetro de su comunidad en busca de que no pudiera arribar María Elena Díaz Rivera, delegada de la procuraduría, y quien dirigiera la asamblea, que estaba programada para las 10 de la mañana. Los campesinos no se disuadieron de evitar la llegada pese a que alrededor de las 9:30 am se presentaron elementos de la policía estatal y de la Procuraduría General de Justicia de la entidad; de acuerdo a los quejosos, los policías sólo permanecieron como espectadores.

La visitadora agraria Miriam Verónica Casas Zavala se presentó sola hora y media después, y tras enfrentarse verbalmente con los manifestantes, fracasó en su pretensión de romper el cerco carretero; momentos después estaba la delegada de la PA, quien fue recibida a gritos de desaprobación; la funcionaria, escoltada por cinco elementos de la Policía Estatal, aseguró que se limitaba a aplicar la ley.

“Es verdad que tienen presidente, y el presidente que reconocemos es Taurino pero ahora un grupo de comuneros está pidiendo que haga una asamblea (…) para eso es la asamblea, para que allá ustedes se opongan”, argumentó a los manifestantes; luego dijo a los periodistas locales que de cualquier modo, la asamblea estaba sesionando con un quórum de 289 personas, de las 308 posibles. Sin embargo, los representantes de la comunidad inmediatamente negaron esa versión y mencionaron que la asistencia fue de alrededor de 80 personas, insuficiente para alcanzar la cifra de 50 por ciento más uno.

La delegada insistió en que la destitución de Taurino Rincón fue solicitada por 298 comuneros certificados porque “rebasó límites de su poder como presidente”, aunque aseguró que la asamblea en pleno era la que debía sancionar la moción, “si ordenan que se quede, yo debo respetar […] si me anuncian que ya está terminada la asamblea, yo tengo que estar ahí para darle la fe (pública). Si hace falta estar allá, voy a estar allá, aunque sigan bloqueando es mi obligación ir”, añadió.

Tras el enfrentamiento verbal, la delegada subió a un helicóptero del gobierno de Colima y sobrevoló la zona del bloqueo para aterrizar en las canchas del pueblo; de allí fue trasladada en automóvil a la Casa de la Mujer Campesina, donde se celebró la asamblea, pero fue suspendida por falta de quórum. No obstante, esa situación es una ventaja para la PA que sacará el proceso no importando el número de asistentes, como se prevé en la Ley Agraria, lo que enciende los focos de alerta entre la representación legal de la comunidad.