Un espectáculo único en dos ruedas

Españoles, mexicanos, canadienses, japoneses y estadunidenses dejaron perplejos con sus piruetas en motocicletas durante el show de la serie Freestyle Motocross Xpilots que estuvo en el TSM.
El espectáculo aumentaba de intensidad acercándose la segunda etapa.
El espectáculo aumentaba de intensidad acercándose la segunda etapa. (Alejandro Alvarez)

Torreón, Coahuila

El español Chris Meyer fue el mejor exponente de la quinta fecha del serial de Freestyle Motocross Xpilots By Monster Energy, un show lleno de luces y adrenalina que se desarrolló en el Estadio Corona del TSM.

Los casi 10 mil asistentes pudieron disfrutar de un evento de primer mundo en el que se destacó Meyer y en el segundo lugar Mark Phillips de Canadá. El tercero fue para el japonés Genki Watanabe.

Fuegos artificiales, luces y música de Rage Against The Machine, acompañaron el arranque del espectáculo.

Aún no era las rondas clasificatorias y la afición ya gritaba y gozaba con los saltos.

Los ganadores fueron reconocidos por emocionar a los laguneros que asistieron a ver sus suertes

En la primera ronda, Anthony Murray el primero en salir a escena, en su Susuki levantó ovación. Al son de She sells sanctuary de The Cult, salió el canadiense y el más atrevido de los pilotos, Mark Phillips, quien volando a 12 metros, soltó por centésima de segundo su moto.

El español Franz Meyer completó sus ocho saltos escuchando de fondo Offspring y dejando boquiabiertos a todos, culminando con un truco donde sólo se sostenía con una mano del asiento de su caballo de acero.

El mexicano Alex Cervantes guardó sus mejores suertes para la segunda ronda.

Por el contrario, el japonés Genki Watanabe no ocultó nada, hizo saltos de altos puntajes y de gran dificultad.

Destin Cantrell de los Estados Unidos hizo perfectas sus ejecuciones, rematando con la suerte llamada el 'escorpión'.

Siguió Chris Meyer, quien con The Killers, salió sumamente motivado, pues no dejó nada para después y desafió a la gravedad haciendo tres o cuatro trucos en un solo salto, terminando de cabeza en el aire con el “Escorpión”.

Johan Nungaray, el otro de los mexicanos del tour eligió reggaeton para sus suertes, tomándose el tiempo para bailar al pie de las tribunas, ya en su moto se vio valiente y terminó con el público aplaudiéndole de pie. En uno de sus saltos parecía volar, rescatando su moto con una mano, el salto se llama el “Superman”, lo que desató la locura.

Gabriel Villegas de Chile, culminó con broche de oro la primera ronda.

En una especie de medio tiempo, todos los pilotos surcaron los aires, llevando la espectacularidad a otro nivel, trucos de 360 grados, de cabeza en pleno vuelo. En el estadio había euforia total.

Anthony Murray fue el primero, con una participación muy variada. Mark Phillips, el canadiense, llamado el más loco de todos, dio la vuelta en el aire soltando el manubrio, terminó su participación en la rampa central quemando llanta.

Lo mejor de la noche llegó con la segunda ronda, saltos de 360 grados

Franz Meyer, inició parado en su asiento, saltando con flips de gran dificultad.

El paisano Alex Cervantes dejó lo mejor para esta ronda, flips de cabeza y otras suertes que hicieron que le gente le pidiera un salto más, terminando de cabeza en la rampa central, despidiéndose entre ovación.

Genki Watanabe se dio el tiempo para aplaudir con sus pies, en el aire de cabeza, demostrando gran técnica.

El norteamericano Destin Cantell, no desaprovechó sus ocho saltos, cada uno diferente y de gran técnica, saltos de 360 grados el 'superman' y el 'escorpión' fueron su repertorio.

Chris Meyer se ganó a los espectadores agarrando la moto de cabeza y sus pies suspendidos, girando, siendo el que mayor conexión tuvo con la afición.Johan Nungaray logró gran puntaje al prender a la afición, pero faltaban las puntuaciones de los jueces de pista.

El chileno Gabriel Villegas hizo lo necesario para colarse a la final.

Watanabe, se despidió entre ovación, con 'backflips' espectaculares, arriesgando la vida de manera espectacular.

Finalizó el show al ritmo de Crazy Train de Ozzy Osbourne. Los jueces y el público designaron a los mejores pilotos de la noche.