“Xantolo, nuestro orgullo...”

A un costado del kiosko está el altar principal, con fotos de hidalguenses como El Santo y Gabriel Vargas.
El encuentro es en el Jardín de los Hombres Ilustres.
El encuentro es en el Jardín de los Hombres Ilustres. (Héctor Mora)

Pachuca

El Jardín de los Hombres Ilustres se llenó de Catrinas. Flor de cempasúchil, velas, incienso, ofrendas, comida, retratos, calacas, imágenes religiosas y hasta un Tzompantli, formaron parte de los altares montados por las distintas universidades de la entidad con motivo de las festividades de Día de Muertos.

“Xantolo, nuestro orgullo”, dice el arco que da la bienvenida a los visitantes custodiado por una Catrina de más de dos metros de altura elegantemente vestida con un traje morado.

Dos catrinas de cartón, una verde y otra anaranjada reciben a los paseantes, quienes aprovechaban para tomarse fotografías a su lado. En el centro del Jardín músicos tocaban sones huastecos.

Yadira Ivet falleció hace un año, estudiaba la universidad en Pachuca, su retrato acompaña a una imagen del Sagrado Corazón de Jesús en uno de los altares montados por los estudiantes.

“Mira esta Catrina Azul” le dice una madre a su hija, quien le toma una fotografía con la huesuda. “Ahora otra foto con la Catrina morada”, pide la madre.

El frío cala hasta los huesos y la lluvia no se hace esperar, a pesar de ello, la gente recorre las ofrendas bajo un cielo opacado por las nubes.

Fotografías de Adalberto Martínez Resortes, Germán Valdés Tin Tan, Pedro Infante, Jorge Negrete, Cantinflas, María Félix y José Alfredo Jiménez adornaron otra de las ofrendas recordando a los actores que dejaron huella en la época dorada del cine mexicano.

Tres Catrinas más custodian las ofrendas con sus vestidos rojo, negro y amarillo. Mientras el teléfono de un padre hace click tras capturar la foto de su pequeña hija a lado de la Catrina amarilla, los sones huastecos siguen escuchándose en el kiosko del Jardín y el olor de incienso recorre el lugar.

A invitación de los organizadores, el gobernador Francisco Olvera y su esposa, Guadalupe Romero, recorrieron la muestra.

En algunos altares las estudiantes se han pintado del rostro, sí, de Catrinas, ese personaje que reina en Día de Muertos.

A un costado del kiosko se encuentra el altar principal adornado con tamales, fruta, mole rojo arroz y los retratos de Juan Guillermo Villasana, Pedro María Anaya, Gabriel Vargas, El Santo y Julián Villagrán.

La lluvia sigue y la gente se ataja el agua en las carpas.

En los siguientes dos días, los muertos reinarán en el mundo de los vivos...