Inseguridad golpea los planes pastorales: Obispo Vera

En Saltillo se desarrolla el XVI Encuentro de Obispos y Equipos Diocesanos de Animación Pastoral. Buscan hacer que la iglesia entre en el camino de la modernidad y no se quede estancada.
Obispo de Saltillo, Raúl Vera López.
Obispo de Saltillo, Raúl Vera López. (Ana Ponce)

Saltillo, Coahuila

Con el objetivo de compartir experiencias con respecto al avance en la metodología prospectiva para la implementación del Plan Pastoral, representantes de 12 diócesis de México se reúnen en Saltillo en el XVI Encuentro de Obispos y Equipos Diocesanos de Animación Pastoral.

Se dieron casos de agentes pastorales que debieron abandonar el proyecto pastoral para dedicarse a buscar a sus familiares que fueron desaparecidos por la delincuencia organizada.

Los Obispos Héctor Luis Morales y Raúl Vera López de la Diócesis de Nezahualcóyotl y Saltillo respectivamente, así como María Luisa Sánchez Luis, representante de Laicos y el presbítero Francisco Xavier Rodríguez, Vicario de Pastoral de la Diócesis de Saltillo explicaron que este encuentro sirve principalmente para el Fortalecimiento del servicio para la sociedad y para el mundo.

Obedeciendo de esta manera el mandato del Papa Francisco de hacer que la iglesia entre en el camino de la modernidad y no se quede estancada en doctrinas anticuadas.

“Se tienen que ir articulando acciones conjuntas, la iglesia deberá proponerse dialogar de manera sintonizada con el mundo moderno”, comentó Vera López.

Por su parte el vicario de la pastoral expuso que el principal reto que enfrentan los laicos y los agentes de la pastoral hacia el interior de la iglesia católica es la resistencia al cambio pues el proyecto pastoral implica renovación total.

Ambos obispos coincidieron que el reto hacia el exterior de la iglesia para la implementación del plan pastoral es superar el miedo a salir a las calles a promover el evangelio.

Pues la situación de inseguridad que enfrenta el país ha ocasionado que muchos de los equipos diocesanos ya no salgan de sus comunidades para realizar la labor pastoral.

“La inseguridad, el miedo, la violencia han golpeado nuestros planes pastorales y a nuestros agentes pastorales, recientemente han matado a dos sacerdotes de Ciudad Altamirano que estaban encabezando estos proyectos de renovación pastoral”, señaló el Vicario.

Por ello han debido modificar las formas de trabajar en el plan pastoral, se han enfocado en grupos pequeños con actividades más intensas con comunidades cercanas, para no arriesgar la vida o aventurarse a situaciones de peligro.

Agregó el Obispo Vera que la situación de inseguridad es tan grave que muchos grupos religiosos que acostumbraban visitar la ciudad durante la Semana Santa han dejado de hacerlo.

Vera recordó que en la Diócesis de Saltillo algunos sacerdotes han sido víctimas de amenazas graves por parte de la delincuencia organizada y de las propias autoridades.

“El Padre Pedro Pantoja, de la casa del migrante, por supuesto que ha recibido amenazas muy serias, también tuvimos una incursión en el centro de Derechos Humanos, hace unos años donde una persona fue amagada y golpeada para saquear el centro, yo cuando estaba en el tema de las violaciones a la mujeres de Castaños, yo sabía que las amenazas venían de los militares”, expuso Vera López.