Votarán participación sin subsanar los desacuerdos

Tras haber rechazado tres propuestas presentadas por Acción Nacional, el PRI se inclina por sacar adelante la iniciativa de ley que está congelada desde hace 10 años en el Congreso local.
Alfredo Rodríguez Dávila, coordinador de la bancada panista, y Édgar Romo, de la fracción priista.
Alfredo Rodríguez Dávila, coordinador de la bancada panista, y Édgar Romo, de la fracción priista.

Monterrey

Este martes será el día cero para la participación ciudadana. Esta semana el Partido Acción Nacional llevará al Pleno del Congreso local la segunda vuelta de la reforma constitucional en materia de participación ciudadana, sin embargo lo hará sin un consenso para obtener los 28 votos necesarios para su aprobación.

No obstante, la semana previa, Acción Nacional puso sobre la mesa de las negociaciones hasta tres propuestas distintas, que fueron rechazadas por el PRI y el Gobierno del Estado.

El tema quedó en espera el pasado lunes, donde las advertencias del PRI sobre la falta de un consenso con este tema fueron pasadas por alto por el PAN, que lo llevó a la Comisión de Legislación y Puntos Constitucionales y aprovechando su mayoría lo aprobó.

La propuesta avalada en este primer paso incluye 10 figuras, entre las que están la revocación de mandato, un tema que no había sido incluido en un año y medio de la actual legislatura, y que ocasionó que el PRI rompiera las negociaciones con el PAN.

Anteriormente ya había una propuesta que parecía haber logrado el consenso entre los dos grupos mayoritarios en el Legislativo, la segunda vuelta sólo con las figuras de referéndum, plebiscito y consulta popular. En aquella ocasión fueron los ciudadanos quienes no estuvieron de acuerdo y orillaron a los diputados locales a realizar otra mesa de trabajo.

En este contexto, durante la semana el PAN puso sobre la mesa del diálogo tres propuestas, la primera con 10 figuras, incluida la revocación de mandato, la segunda sin revocación de mandato y la tercera con un ingrediente adicional, un artículo transitorio para que la reforma de participación ciudadana entrara en vigor hasta 2016, es decir una vez concluido el actual Gobierno Estatal.

“Lo ideal sería procesarlo el martes, dando fe ante la ciudadanía, dando la oportunidad de que se vote con todas las figuras, sin incluir revocación de mandato y de que se vote nada más con tres figuras y con un transitorio para que entre en vigor después de la siguiente elección”, explicó el líder de la bancada panista Alfredo Rodríguez Dávila.

La bancada del PRI ha cambiado su postura en las últimas dos semanas, pues de estar a unos días de aprobar en Pleno una reforma con tres figuras, ahora parece hacer dejado de lado la reforma y decidió ir por la Ley de Participación Ciudadana, esa que tiene casi 10 años congelada en el Congreso y que incluye no sólo las figuras antes mencionada, sino el modo en que deberán ser aplicadas.

“Lo que pasa es que el PAN no nos ha circulado ningún dictamen hasta el momento. No tenemos un desarrollo claro de operación, cómo aplicarlos, no sabemos los cuándos, los cómos, por lo pronto vamos a esperar a que termine este proceso constitucional que está viciado totalmente. Vamos a ir primero por la Ley de Participación Ciudadana, que es lo correcto”, dijo el líder priista, Édgar Romo.

Para el líder del PT, Guadalupe Rodríguez, se trata de una negociación simulada, pues en realidad es claro que a ninguno de los dos partidos grandes le conviene aprobar esta reforma.