Nuevas perspectivas para constructores prevé Canadevi

La política de vivienda la dictó un organismo que vino a menos como fue Infonavit, al querer imponer en el pasado la vivienda vertical, que en nada abona al desarrollo armónico de las ciudades.
La Canadevi en Durango registra una baja en ganancias del 3%.
Habrá más apertura para las constructoras. (Aldo Cháirez)

Gómez Palacio, Durango

El vicepresidente de la Cámara Nacional de Desarrolladores de Vivienda (Canadevi), Carlos Anaya Fink, dijo que bajo el Gobierno Federal se ha dado un nuevo rumbo al sector de la vivienda.

Por lo que esperan una reactivación de esa economía a partir de las nuevas reglas de operación fijadas por un órgano rector que es la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU).

Gómez Palacio y Lerdo acumulan más empleos que cotizan con Infonavit, pero están muy por debajo de la media.

Se mostró optimista de las perspectivas actuales, considerando que hacia atrás la política de vivienda la estuvo dictando un organismo que vino a menos, como fue Infonavit, al querer imponer en el pasado la vivienda vertical, que en nada abona al desarrollo armónico de las ciudades.

“Ahora con el nuevo gobierno y la SEDATU nos vino a ayudar mucho, al ser más receptivos en que no podemos pensar en verticalidad, en tener casas de tres niveles en todo el país y pudimos cambiar la percepción a verlo de otra forma y optar por la densificación a fin de contribuir a ciudades un poco más densas, más ordenadas y vamos formando cinturones de crecimiento”, dijo.

Explicó que bajo estos lineamientos, ahora existe una planeación por el resto de los cinco años que le quedan a Enrique Peña Nieto, sobre todo al garantizar una bolsa de subsidios suficientes para construir vivienda para la gente que gana 2.5 salarios, con la posibilidad de obtener la ampliación para quienes ganan hasta 5 salarios.

El Infonavit quiso imponer en el pasado la vivienda vertical, que en nada abona al desarrollo armónico de las ciudades.

En el caso de Durango ha pegado mucho a los desarrolladores, al no ver una demanda sólida de clientes que puedan comprar una vivienda de 400 a 500 mil pesos, viendo casi nulo ese segmento de mercado por el bajo nivel de salarios que percibe la mayoría de los acreditados o derechohabientes, al predominar empleos poco remunerados.

Gómez Palacio y Lerdo acumulan más empleos que cotizan con Infonavit, pero están muy por debajo de la media nacional por el monto de crédito que alcanzan y dependen de subsidios.

En Coahuila es más atractivo el panorama, ya que en el norte hay empleo a través de la industria carbonífera, en tanto en Saltillo y la región sureste se distingue por la industria automotriz, mientras que en La Laguna aún con baja operación, se observa más movilidad a través de la actividad comercial y de servicios.

No obstante, Anaya Fink dijo que es necesario tener un mayor industria ancla, lo que a la vuelta de un año y medio a dos vendría a generar la demanda de vivienda media alta de ese rango de valor.

“Empiezan con el municipio, cuando las inmobiliarias tramitan sus permisos, licencias, autorizaciones de fraccionamiento, en tanto que los compradores pagan su predial, contrata servicios de agua potable, electrificación y otros insumos, en tanto que nosotros directos generamos siete empleos por cada vivienda, lo que genera un amplio panorama de empleo alrededor de lo que es la vivienda”, concluyó.