Torreonenses le cantan las mañanitas a la Virgen

Los últimos peregrinos fueron fieles del sector Alianza, de los más antiguos de la ciudad y que también agradecen a Lupita, como le dicen de cariño, el amor que cada día les demuestra.

Torreón, Coahuila

En la víspera de la celebración de la Virgen de Guadalupe, miles de laguneros se reunieron en los templos que honran a la Morena del Tepeyac.

Torreón como cada año, también tuvo la fiesta de la madre de los mexicanos, con peregrinaciones durante todo el día, saliendo la última alrededor de las 22:00 horas, desde la Alameda Zaragoza.

Cabe destacar que los últimos peregrinos, son fieles del sector Alianza, de los más antiguos de la ciudad y que también agradecen a Lupita, como le dicen de cariño, el amor que cada día les demuestra.

No existe una cifra oficial respecto a la cantidad de personas que en este año acudieron a agradecer o a pedir a la Virgen. Fueron miles. No hubo un solo día en el que no se viera abarrotado el templo.

La misa de gallo en honor de la Vírgen, es una de las más esperadas de los fieles laguneros, al igual que toda la festividad, en la que van a rendir honor desde payasitos, hasta importantes empresas laguneras, pasando por integrantes de diversos sectores, como el de salud o el educativo.

Con mucho dolor y con mucho agradecimiento también, la mayoría de los peregrinos acuden cada año a vivir la misa guadalupana, que en este 2014, fue concelebrada por el Obispo, José Guadalupe Galván Galindo.

Fue posible ver totalmente lleno el templo y las calles aledañas. Bebés de brazos, abuelitos, niños, señoras, hombres, todos se dieron cita para poder acompañar a la Virgen y cantarle las mañanitas.

Flores de todos los colores enmarcaban a la imagen Guadalupana. Los globos que ya son lanzados al cielo del templo de modo casi tradicional, las almas fervorosas y las palabras del Obispo, estuvieron rendidos ante la belleza y gracia de la Paloma Blanca.

La misa comenzó a las 23:00 horas, mientras era celebrada, seguían llegando personas y peregrinos a la Iglesia.

En su homilía, el Obispo habló de los hechos acontecidos en 1531 en el Cerro del Tepeyac, donde la Virgen le habló a Juan Diego y de como el escuchó su mensaje.

Destacó y preponderó la importancia de la cultura de la paz, ofrendando las fiestas de este año en pro de la misma, exhortando a los fieles a ser promotores de la paz.

"Le pedimos a ella que nos cubra con su manto y que como Reina de la Paz, nos conceda la Paz que nos falta en la Patria, en La Laguna y en Torreón".

Al terminar la misa y dar la bendición a los asistentes, el grupo musical de la Iglesia de Guadalupe entonó las mañanitas .

Posteriormente, entró un mariachi, que volvió a cantar a la Morena y que luego interpretó la canción de "Buenos días Paloma Blanca", cantadas ambas a coro por los feligreses.

Durante el tiempo que las peregrinaciones estuvieron acudiendo al templo, se mantuvo una manta detrás del altar, bajo los pies de la imagen de la Vírgen, donde se daba la bienvenida a los peregrinos y se hacía alusión al caso de los desaparecidos de Ayotzinapa.

La verbena popular al exterior fue muy festiva, con la venta de diversos alimentos, artículos religiosos, recuerdos y las clásicas fotografías con escenario guadalupano para los niños.