Lleva agradecida 32 años

Los dos grandes milagros que María Guadalupe Vázquez asegura deberle a la figura de la Virgen son por salvarle a la vida a dos de sus familiares: su esposo y su hija.
María Guadalupe Vázquez.
María Guadalupe Vázquez y su esposo. (Luis Alberto López)

Matamoros, Coahuila

Los dos grandes milagros que María Guadalupe Vázquez asegura deberle a la figura de La Virgen de Guadalupe están basados en salvarle a la vida a dos de sus familiares: su esposo y su hija.

Su agradecimiento ha perdurado 32 años con la realización anual del platillo típico conocido como reliquia, cuya sazón propia es conocida por todos los habitantes del ejido El Cambio y sus pobladores no piensan dos veces en recomendarla cuando se habla de la festividad religiosa.

"Es algo que me heredaron mis padres y llevo haciéndolo desde hace más de 30 años, los milagros que le agradezco son que curara a mi hija de un accidente que tuvo cuando era niña, además de que mis esposo ha sufrido tres embolias y sigue con nosotros", comparte la mujer que está próxima a cumplir 60 años.

Afirma que algo peculiar de su reliquia es que ha podido mantener la tradición por la solidaridad de sus vecinas, quienes como pueden siempre la apoyan con algo para preparar el alimento.

Guadalupe Vázquez tiene una imagen de la Virgen Morena que suele colocar en una pared situada frente a la cancha principal del ejido, donde también figura una pintura que los jóvenes del ejido plasmaron en agradecimiento a esa figura religiosa.

"Cada año la pongo ahí para que le dancen, aunque no puedo pagarles mucho le doy algo para las sodas y su taco a los que vienen a bailarle. No es mucho pero Dios sabe de dónde me los da", expresa.

Asegura que su agradecimiento perdura y espera seguir demostrándolo todos los años que le queden.