Con la fe ciega inundan la catedral de Saltillo

Desde los más pequeños, hasta los mayores, se abren espacio de a poco para poder llegar hasta el altar y dejar una rosa, un ramo o una corona para la Virgen de Guadalupe.

Saltillo, Coahuila

Con la creencia bien arraigada y una fe ciega, miles de personas llegan hasta el Santuario de Guadalupe para venerar la imagen de la Virgen Morena.

La mayoría de los feligreses acuden para llevar ofrendas en pago a los favores concedidos a lo largo del año, sin embargo, en su totalidad los parroquianos tienen alguna petición especial que hacerle, como la salud de un familiar o la propia, trabajo, protección, perdón de pecados, por mencionar algunos.

Es el día más importante para quienes profesan la religión católica en México, pues la consideran la 'Madre de Todos los Mexicanos', por lo que desde temprana hora el Santuario Guadalupano luce abarrotado de quienes al menos en este día acuden a mostrarle gratitud.

Aún hay quienes acostumbran cumplir con el pago de las “mandas” y llegan de rodillas o con los pies descalzos.

En todo momento entran y salen personas del templo, es imposible caminar entre los pasillos, el espacio se torna insuficiente para la gran cantidad de gente.

Desde los más pequeños, hasta los mayores, se abren espacio de a poco para poder llegar hasta el altar y dejar una rosa, un ramo o una corona, cada quien de acuerdo a sus posibilidades económicas, pero con el mismo gran amor a la morenita.

La fiesta no es local, no es como el 6 de agosto cuando se Festeja al Santo Cristo de la Capilla en la Catedral de Saltillo, es una fiesta nacional que ha traspasado fronteras y es celebrada en todo el mundo.