Violentan reglamentos y operan en clandestinidad

Caen en malos manejos de los cuerpos, reutilización de ataúdes y el proceso de cremación no es confiable para los familiares.

Pachuca

Según información del Consejo Mexicano de Empresas de Servicios Funerarios (Comesef) obtenida en 2013, el 80 por ciento de las agencias de servicios funerarios en el país son irregulares, debido a que no cuentan con las medidas mínimas de seguridad e higiene para desempeñar su labor.

Estas agencias caen en malos manejos de los cuerpos, reutilización de ataúdes e incluso el proceso de cremación no es confiable para los familiares.

En un comunicado, el Consejo detalla que únicamente 20 por ciento de las 3 mil agencias funerarias en servicio del país están debidamente constituidas, mientras que más del 50 por ciento operan en la clandestinidad y el restante 30 por ciento cuenta con solo algunos permisos.

Alerta al consumidor sobre la dinámica de operación de las funerarias irregulares: “primero lo enganchan con precios accesibles, que no superan los 4 mil pesos por el servicio y posteriormente manifiestan que el precio no incluye el cajón, tampoco la velación, el transporte del cuerpo y es ahí cuando el costo se eleva hasta en un 400 por ciento”.

A lo anterior se suma la precaria calidad del equipo que emplean, por ejemplo hay casos en donde, en pleno traslado, las correas se revientan, situación que provoca una mayor angustia y dolor a los familiares, que de por sí ya pasan por un momento de duelo.

El documento asegura que las agencias debidamente constituidas cuentan con las normas de sanidad apegadas a los estándares internacionales. En el caso de los hornos de cremación, las empresas del Comesef, cuentan con todos los permisos necesarios.

En contraste, las empresas irregulares mandan los cuerpos a hornos comunes en donde no se tiene la certeza de que lo que contiene la urna sea el ser querido.

Comesef llama a las autoridades de la Secretaría de Salud a fortalecer el sector a través de mejores prácticas y profesionalización, que empujen el redimensionamiento de la industria funeraria, bajo la premisa de “precio justo por servicio de calidad”.

El Consejo, conformado por 170 empresas del sector, busca un acuerdo con las autoridades para lograr la actualización de la normatividad vigente, ya que la NOM 036 en materia de servicios funerarios data de 2007.

También pretende regular a todas las empresas a través de un padrón de agencias funerarias establecidas que cuenten con los permisos correspondientes, instalaciones adecuadas y personal capacitado y certificado.

En enero pasado, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) colocó sellos de suspensión de actividades comerciales en 103 establecimientos de servicios funerarios por infringir la Ley Federal de Protección al Consumidor (LFPC) y las Normas Oficiales Mexicanas (NOM).

Las deficiencias detectadas son no tener registrado el contrato de adhesión, no exhibir tarifas o precios en montos totales a pagar y la negativa a informar términos, cargos y condiciones, entre otros aspectos.

Durante el operativo verificó 273 establecimientos y el mayor número de sanciones fueron aplicadas en Nuevo León, 27; Chihuahua, con 21; Sinaloa 17, y DF, 15. Además, 23 de las funerarias se negaron a ser revisados.

Dentro de la ley

La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), con el fin de proteger los derechos de los consumidores, durante el año en curso continuará con la implementación de operativos, programas y acciones que eviten prácticas abusivas o engañosas en diversos sectores en Hidalgo.

Los teléfonos para denunciar cualquier abuso por parte de proveedores y prestadores de servicios, así como para asesorías y consultas en materia de protección al consumidor son 771 7194801  771 7194800.

La Procuraduría también cuenta con atención en línea en el sitio: telefonodelconsumidor.gob.mx, además del correo electrónico denunciasprofeco@profeco.gob.mxy la cuenta de Twitter @Profeco.

Cabe resaltar que entre las funerarias verificadas a principios de 2014, los tres verificadores de la Profeco avalaron contratos de adhesión y de servicios y se verificó que ofrecen facturas electrónicas y tienen visibles precios y absoluta limpieza y orden dentro de las instalaciones.