“Agresiones en la gestación son reales y deben ser erradicadas”

El presidente del Colegio de Ginecología y Obstetricia de Saltillo, Jesus Nieves Avilés, pide acercamiento entre las partes para prevenir y erradicar la violencia obstétrica.
Menores embarazadas.
Agresiones en la gestación son reales y deben ser erradicadas. (Milenio Digital)

Saltillo, Coahuila

La violencia obstétrica es un problema real que afecta tanto a las pacientes como a las ginecólogos, por lo que se debe buscar un acercamiento entre ambas partes para prevenir y erradicarla, señaló Jesús Nieves Avilés, ginecólogo obstetra y Presidente del Colegio de Ginecología y Obstetricia de Saltillo.

El médico expuso que al escuchar violencia obstétrica hay quienes se ponen a la defensiva, aunque no se trata de un tipo de agresión equivalente a cargar con un arma tipo fusil de asalto AK 47.

Se trata de una práctica que se da, no sólo por el médico obstetra, sino por la mayoría del personal de la salud.

La falta de educación sobre la salud de las mujeres aunado a la insuficiencia de los hospitales para atender la demanda, genera que prevalezca la violencia obstétrica.

Comentó que las mujeres sufren durante su periodo de embarazo pues además de “batallar” con los cambios en su cuerpo, son juzgadas y en el caso de las más jóvenes, son objeto de las críticasde la sociedad y es desde donde empieza la violencia obstétrica.

“Desde la calle, desde la escuela, con sus compañeros, o el padre que no se quiso hacer responsable del bebé, es desde ahí que empieza la violencia”, expuso. 

Señaló que el tema de la violencia obstétrica no es nuevo pues desde hace tres décadas que se empezó a investigar, sin embargo actualmente y a través de las redes sociales y los medios de comunicación, se ha generado mayor interés.

Comentó que en México son pocos los Estados que tienen tipificada a la violencia obstétrica como un delito y precisó que a través de los medios de comunicación se ha conocido de pacientes a las que se les ha negado la atención al momento del parto y han parido en el jardín del hospital, en el sanitari o en otros lugares que no son los apropiados.

No obstante subrayó que también es un factor importante la educación en el tema de la salud de la paciente, pues en muchos casos se expone a alumbrar en condiciones poco salubres.

“Existe la paciente a la que se le dice que regrese en cuatro horas y regresa en seis o en diez o ya no vino, así como la paciente que se fue a hacer un eco pensando que era igual a una consulta médica y no lo es, aquí se está dando bastante este tipo de casos”, comentó. 

“Como tampoco es una consulta el ir nada más a que te pesen y te digan que todo está bien y ya, entonces se genera un problema muy importante con la violencia obstétrica para los médicos porque empezamos a trabajar a la defensiva, pues somos la especialidad médica más demandada”, agregó.

Refirió que existen más de 2 mil quejas ante el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) en el periodo comprendido de 2012 a 2014.

El tema de la violencia obstétrica no es nuevo pues desde hace tres décadas que se empezó a investigar.

Pero consideró que en muchas ocasiones los médicos no cuentan con las herramientas suficientes para brindar la atención adecuada a las pacientes, pues en algunos hospitales las camas para atender los nacimientos siguen siendo las mismas que hace 30 años y los recursos resultan ser insuficientes.

Expuso que la falta de educación sobre la salud de las mujeres aunado a la insuficiencia de los hospitales para atender la demanda, genera que prevalezca la violencia obstétrica.

Invitó a las pacientes a tener una mejor comunicación con su médico, así como incrementar el nivel de educación en lo que respecta a la salud y sus derechos, pero no del “google, wikipedia”.

“Que platiquen con sus ginecólogos y expongan sus dudas; si no se las resuelven existen en los diferentes centros de salud, el subdirector o el director para tratar de aclarar la atención que están recibiendo”, dijo el presidente del Colegio de Ginecología.