Sufren violencia mujeres entre 15 a 20 años en Coahuila

El DIF indica que permiten el mal trato por la falta de experiencia y madurez para vivir en un matrimonio, porque se unieron muy jóvenes, creen que así es la convivencia y dependen del hombre.
Los programas sociales no apoyan a las mujeres solas o madres solteras que viven en el Cerro de la Pila.
Violencia contra la mujer entre los 15 a 30 años. (Lilia Ovalle)

Monclova, Coahuila

La violencia en la mujer va en incremento y cifras estatales y mundiales señalan que al día mueren tres víctimas por este motivo, señaló Martha Lumbreras, asesora jurídica en la Instancia de la Mujer del DIF Municipal.

En el marco de la campaña contra la violencia por parte de las dependencias de atención a la mujer, el DIF e IMSS, Lumbreras dio una conferencia sobre el tema ante personal del departamento de Seguridad Social del Instituto y a estudiantes de la preparatoria "Justo Sierra".

"Desafortunadamente sí se ha incrementado en el último año (la violencia), en el Estado de Coahuila y a nivel mundial, mueren tres mujeres diariamente por el problema de violencia doméstica, entonces queremos ir creando conciencia", destacó.

En Coahuila, observan más la violencia en mujeres que tienen una relación entre los 15 a antes de los 30 años, que las que tienen más de 45 años.

Suponen, dijo, permiten la violencia, por la falta de experiencia y madurez para vivir en un matrimonio, porque se unieron muy jóvenes, creen que así es la convivencia y porque dependen del hombre para su manutención.

Señaló que cuando la mujer es violentada, no quiere denunciar por muchos factores, uno es por no quitar el padre a su hijo, sin darse cuenta que está dentro de un círculo vicioso, donde al vivir sus hijos en un ambiente donde el padre le pega a la madre, también van a desarrollar esa conducta de adultos.

"Para cuando llega una mujer golpeada, es porque ya la mujer permitió que la amenazaran, que psicológicamente la estén maltratando verbalmente, hay quien dice, llega a la instancia y le preguntamos, ¿sufre de violencia?, y dice no, no me ha pegado, nada más me ha dicho que soy una tonta, palabras altisonantes.

Entonces la autoestima de la persona la va denigrando, sin saber que la violencia inicia desde ese momento, una mala palabra, una mala acción", destacó Lumbreras.