Violencia política vs mujeres seguirá si no hay sanciones

Sin sanciones, la violencia política en contra de las mujeres continuará, aseguró Clara Scherer Castillo, fundadora de la asociación civil Inclusión Ciudadana, A.C.
Casos como el de las ‘diputadas juanitas’, ejemplo de violencia política.
Casos como el de las ‘diputadas juanitas’, ejemplo de violencia política. (Especial)

Guadalajara

Sin sanciones, la violencia política en contra de las mujeres continuará, aseguró Clara Scherer Castillo, fundadora de la asociación civil Inclusión Ciudadana, A.C. y de la Red de Mujeres en Plural, al impartir una conferencia magistral sobre el tema.

La especialista en estudios de género ejemplificó el caso documentado por un organismo civil en Bolivia, donde al 30 por ciento de las concejales (presidentas municipales y el equivalente aquí a regidoras) electas en el periodo 2000 a 2010 se les pidió en algún momento renunciar a su cargo.

En México no hay una investigación similar, dijo Scherer, tras referir que en Bolivia el estudio tardó seis años para recabar datos sólidos y fue el sustento para legislar en materia de violencia política, lo que considera un logro.

“La violencia política contra las mujeres debe quedar tipificada en la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, pero debe adicionarse también un artículo a la ley general de los partidos políticos e instituciones electorales, para que se pueda sancionar… Creo que hemos caminado hacia una nueva cultura de equidad, pero si no hay sanciones es difícil frenar esta violencia y una ley sin sanciones no sirve de mucho”, sostuvo.

Por lo pronto, en nuestro país, tampoco hay denuncias.

“Si alguna mujer denuncia se acaba su carrera política. En Bolivia, la presidenta de la asociación que encabezó el estudio fue asesinada. No es un tema fácil”, explicó la entrevistada, quien advierte que en el contexto electoral que se vive en México, donde se ha logrado la paridad, habrá que poner atención para detectar artimañas de los políticos que impidan a las ganadoras ejercer sus cargos durante todo el periodo para el que fueron electas.

¿Percibe algún riesgo para este ejercicio pleno?

“El caso de las Juanitas ya había sucedido y nadie podía reclamar. Ahora las candidatas electas que quieran ‘renunciar’ deben ser sustituidas por mujeres, pero hay que estar atentos. Ver qué van a hacer los partidos políticos, ya sea poner a competir a puras mujeres en el mismo distrito o, como intentó en Jalisco el PAN, nombrar candidatas en los distritos perdedores. Si no hubiera habido una abusada que reclame, no habría habido posibilidad que mujeres llegaran a la Cámara”, respondió.