No van por narcos sino por los acosadores de mujeres

Un grupo de 20 hombres vigilan la colonia Loma Real de Lerdo, ya tienen identificados a los presuntos atacantes y tras una reunión con el Ejército solicitan playeras que los identifiquen y gas.

Lerdo, Durango

El acecho de un violador en serie los mantiene unidos. Son 20 hombres, en su mayoría jóvenes quienes se autodenominan "vigilantes comunitarios".

Su objetivo no es atrapar narcotraficantes, ni regular la vida de sus sectores habitacionales, sino capturar y entregar a quien ven como una amenaza en potencia
para las mujeres, pues desde hace dos meses se han registrado casos de asedio.

Ya tienen identificados a los presuntos atacantes, que andan en dos carros, otro andan en bici y a pie.

Este fin de semana establecieron acuerdos con el Ejército Mexicano, el gobierno del estado de Durango y el ayuntamiento de Lerdo, para ejercer una mayor vigilancia en este sector.

Ahora solicitan la dotación de insumos para poder defenderse e identificarse, como son camisetas, gafetes, lámparas de largo alcance, gas lacrimógeno, radios portátiles y toletes, pues sólo les acompañan palos y bates de beisbol.

Efraín y José, hombres que no pasan los 35 años de edad, trabajan en un fábrica y entrada a las 6:30 de la mañana, pero a su salida se ven en la necesidad de realizar otro empleo: el de vigilantes voluntarios, para recorrer de las 19:30 a las 1:30 horas las calles de Loma Real, su colonia.

Aunque también existen tres sectores habitacionales más donde grupos similares realizan la misma tarea, como son San Juan II, San Ramón, San Daniel, mientras que en San Juan I, se han comenzado a organizar agrupaciones similares.

Efraín dice que ya tienen identificados a los presuntos atacantes, que andan en dos carros, un Atos gris con vidrios polarizados y un auto grande color arena.

Agrega que hay unos más que andan en bicicleta y otros a pie, pues a decir de las víctimas de acoso, son los que han pretendido hacerles daño.

Incluso, comentó que su mujer estuvo a punto de ser víctima, pero logró zafarse, correr y protegerse, de ahí su coraje y deseo de encontrar al violador, labor en que es acompañado por su hijo, un joven que no pasa de los 15 años.

También piden comprensión de los vecinos de otras cerradas, pues aún cuando los hombres de esas zonas se niegan a unirse a la causa, ellos cumplen haciendo recorridos por calles de otras colonias y lo único que reciben es la mirada desconfianza de la gente al pensar que ellos son vagos o rateros.

Miguel Hernández, vecino de la colonia San Juan I, aseguró que en su fraccionamiento aún no se han registrado víctimas que hayan sido atacadas o perseguidas
por estos hombres y que es en las cerradas San Juan II y Loma Real donde se han presentado este tipo de situaciones.

Sin embargo, dijo que la líder del sector ya comenzó a tener reuniones para autoprotegerse.

Añadió que desde la visita que sostuvieron el viernes con las autoridades gubernamentales, la presencia de la Policía Militar y Mixta se ha visto con mayor frecuencia al ingresar a su colonia.

Susano, hombre alto, robusto, de rostro duro, piel morena y pelo corto, expuso que por acuerdo de sus compañeros fue nombrado coordinador de los vigilantes comunitarios.

Afirmó que la reacción de la Policía Estatal es inmediata a los llamados de auxilio vía telefónica, que los rondines se están realizando, en tanto que la unidad militar hace guardia por horas a la orilla del sector habitacional.