La Viga, regulador del precio en pescados y mariscos: Luis García

Mercados, tianguis y supermercados, deben ajustarse a lo que señale en esta época.
La compra es del día y procuran vender todo.
La compra es del día y procuran vender todo. (Enrique Hernández)

Cuautitlán Izcalli

Con antelación, la delegación Profeco de Cuautitlán Izcalli giró la lista de precios regulados de mariscos para la Semana Santa, además que regularmente realiza chequeos de báscula y mercancías, comentó José Luis García Badillo, presidente de la Organización de Comerciantes y Tianguistas Incorporados de Cuautitlán Izcalli (OCICI).

El dirigente de tianguistas, precisó que los precios vienen regulados desde La Viga –ubicado en el DF- que es el mercado más grande en América Latina dedicado a la compra-venta de pescados y mariscos, además de las Centrales de Abasto, por lo que antes de la Semana Santa se les informó cómo estaban los precios.

Teniendo como base dichos costos, en mercados, tianguis y supermercados, los comerciantes deben ajustarse a los precios que regula La Viga.

De este modo, el camarón se encuentra a 180 pesos el grande, 140 el mediano y 110 el chico; el filete de huachinango se vende a 120 pesos el kilo y la mojarra a 70 pesos, en tanto que el frasco de medio kilo de ostiones oscila en 32 pesos, dijo García Badillo.

Mencionó que en los mariscos, los comerciantes compran al día en La Viga y procuran vender todo, pues después de la Semana Santa "la gente no quiere saber nada de pescados, camarones y ostiones por lo menos en dos semanas, por lo que de quedar mercancía se echaría a perder".

García Badillo mencionó que el precio de los nutritivos romeritos se elevó, pues están a 40 pesos el kilo, cuando en el año se encuentra a 20 y 30 pesos, eso sin contar el costo de la papa y el mole.

Una opción para las familias es acudir a los tianguis del Programa en Apoyo a la Economía Familiar en Cuautitlán Izcalli del diputado Francisco Rojas, donde se venden alimentos perecederos a precios de hasta 40 por ciento menos que en los mercados normales.