Vida silvestre, opción de biodiversidad ecoturística

Para los especialistas es necesaria la instalación de las llamadas UMAS que son unidades reguladoras para la conservación manejo y aprovechamiento sustentable de los ecosistemas.

Pánuco

El hecho de que en la región del Norte de Veracruz actividades irregulares como la caza y pesca furtiva estén terminando con la biodiversidad y pongan en riesgo algunas especies de animales, es motivo para que se tomen cartas en el asunto de manera inmediata y las instancias correspondientes se coordinen para evitar una pérdida irreversible ecológica.

Por ello se deben generar mecanismos de derrama económica con la caza y la pesca controlada, reproducción obligatoria y otros mecanismos, así señalan expertos en biología, medio ambiente y tratamiento de preservación de imagen de presas, obtenidas a través de la taxidermia.

Para Moisés Ordoñez Guzmán, biólogo y experto en taxidermia, se requiere de la instalación de las llamadas UMAS que son unidades para la conservación manejo y aprovechamiento sustentable de la vida silvestre.

Opciones únicas para controlar la caza deportiva y evitar la cacería furtiva, que poco a poco pone en peligro de extinción a especies de la región como venado, jabalí, tigrillo, conejo, armadillo e incluso en la captura de aves como el loro huasteco, se impide también la reproducción natural de la especie y se genera un comercio ilegal e irregular.

Ordoñez Guzmán dijo, que con la instalación de la UMAS se generaría además un procedimiento de control específico, los ranchos cinegéticos serían un atractivo cada temporada para cazadores deportivos, la reproducción de los animales estaría garantizada en estas áreas extensivas, y los cazadores restringidos para mayores capturas generarían procesos de taxidermia, de elaboración de algunos productos a base de la piel de sus capturas pero de manera controlada, inhibiendo el mercado negro de estas especies, sus pieles y sus derivados como trofeos.

Indicó que la derrama económica que puede generar la movilidad legal de estas especies y de los trabajos a realizar con ellas dan la certidumbre de un esquema de reproducción controlado que no solo impediría el riesgo de especies en peligro de extinción, sino que convertiría también a la zona en espacios de atractivo ecoturísticos, pues no solo la cacería sería la opción, sino también el poder admirar especies en su hábitat natural y toda la información que de ello emane para conocimiento y asombro de los visitantes.

De acuerdo a la página de la Secretaría del Medio Ambiente, Recursos Naturales, Pesca y Alimentación, Semarnat, las SUMA fueron creadas con el propósito de contribuir a compatibilizar y a reforzar mutuamente la conservación de la biodiversidad con las necesidades de producción y desarrollo socioeconómico de México en el sector rural. Fue en 1997 que se establece el Sistema de Unidades de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (SUMA).

El mismo documento informativo de la dependencia federal señala que estas unidades de manejo para conservar de la vida silvestre, buscan promover esquemas alternativos de producción compatibles con el cuidado del ambiente, a través del uso racional, ordenado y planificado de los recursos naturales renovables en ellas contenidos, frenando o revirtiendo los procesos de deterioro ambiental.

De la misma manera modifican substancialmente prácticas de subvaloración, el uso abusivo y los modelos restrictivos tradicionalmente empleados en el país para la gestión de la vida silvestre. Intentan crear oportunidades de aprovechamiento que sean complementarias de otras actividades productivas convencionales, como la agricultura, la ganadería o la silvicultura.

La recomendación de que se instalen estas unidades en el Norte de Veracruz según el especialista Ordoñez Guzmán, no sólo pretende ser una propuesta hacia una nueva alternativa de actividades de producción sustentable, sus aspiraciones van más allá, en el sentido de lograr en los propietarios y legítimos poseedores de tierras, una nueva percepción en cuanto a los beneficios derivados de la conservación de la biodiversidad.

Explica que dentro de los requerimientos que tiene la sociedad en general está la de contar con alternativas viables de desarrollo socioeconómico, que bajo el esquema y las condiciones que se viven en el Norte de Veracruz podrían traer resultados de excelencia, si se combinan los diferentes factores para que de manera global los ciudadanos participen, tengan opciones económicas y sea este el incentivo para mejorar las acciones de cuidado al entorno ecológico y medio ambiente, como parte de responsabilidades implícitas de todos.

La Semarnat en coincidencia con esta opinión en su documento de promoción de las UMAS, señala que estas buscan promover la diversificación de actividades productivas en el sector rural, basadas en el binomio conservación-aprovechamiento de los recursos naturales, logrando así: fuentes alternativas de empleo, ingreso para las comunidades rurales, generación de divisas, valorización de los elementos que conforman la diversidad biológica y el mantenimiento de los servicios ambientales focales que prestan al lugar y a sus áreas aledañas.

Destaca también, las UMA pueden funcionar como centros productores de pies de cría, como bancos de germoplasma, como nuevas alternativas de conservación y reproducción de especies, en labores de investigación, educación ambiental, capacitación, así como unidades de producción de ejemplares, partes y derivados que puedan ser incorporados a los diferentes circuitos del mercado legal..

LAS ÉPOCAS HÁBILES DE ACUERDO A SEMARNAT

Las épocas hábiles de aprovechamiento extractivo sustentable para el desarrollo de la actividad cinegética de especies de aves y mamíferos silvestres en áreas de distribución específica, son fechas que la Secretaría establece como referente para los técnicos responsables de la operación de las UMA, esto de conformidad con lo dispuesto en el artículo 94 de la Ley General de Vida Silvestre y 112 de su Reglamento; son las épocas en las que se podrá efectuar el aprovechamiento y quedarán establecidas de manera explícita en las tasas de aprovechamiento.

Las épocas hábiles de aprovechamiento, como ya se indicó, son solo de referencia, a efecto de que los técnicos responsables puedan establecer en sus Planes de Manejo, las temporalidades a que se sujetará el aprovechamiento de determinada especie, así mismo los técnicos podrán establecer temporalidades distintas obedeciendo a las condiciones específicas de cada región y el comportamiento de la especie según dichas condiciones.

La presente temporalidad se ha establecido tomando como base los distintos aspectos biológicos que determinan el comportamiento poblacional de las especies listadas, principalmente por el inicio de la temporada reproductiva.

Así mismo la información plasmada en los Planes de Manejo de las UMA, estudios y muestreos poblacionales realizados por cada UMA, así como por miembros de la Academia Nacional y también conbase en las opiniones emitidas por las Delegaciones Federales de la Semarnat, Gobiernos de los Estados con funciones descentralizadas y usuarios relacionados con la actividad cinegética.

Por otra parte y en el caso de las especies migratorias, la temporada ha sido determinada de tal manera que permita a las poblaciones su establecimiento y preparación de los desplazamientos para la llegada y partida en el Territorio Nacional.