Vías del ferrocarril, la ruta de peligro para indocumentados

Tienen que pasar por Tequixquiac y Huehuetoca, donde son asaltados y golpeados, señaló María Luisa Silverio Cruz, encargada de la Casa del Migrante “El Samaritano”.
Quienes llegan pueden tener ahí agua, comida y hasta ropa.
Quienes llegan pueden tener ahí agua, comida y hasta ropa. (Arturo González)

Pachuca

El ingreso y salida de Hidalgo por las vías del tren se ha vuelto una ruta de peligro para los migrantes indocumentados.

Antes de ingresar al territorio estatal, los migrantes tienen que pasar por Tequixquiac y Huehuetoca, en el Estado de México, en donde son asaltados, golpeados y secuestrados, señaló María Luisa Silverio Cruz, encargada de la Casa del Migrante “El Samaritano”, en la localidad de Bojay, municipio de Atitalaquia.

La religiosa, integrante la Congregación de los Sagrados Corazones, indicó que pasar por Hidalgo sobre el tren ya no es tan seguro para los indocumentados.

“En el basurero de Tequixquiac dicen que hay Maras y asaltan”, sostuvo, al tiempo de señalar que a la salida de Hidalgo por las vías del tren, hacia Celaya, Guanajuato, los migrantes son secuestrados.

“Ya todo se agravó, toda la situación ya se extendió, ya no podemos hablar del lugar como seguro”, dijo.

Ante ello, comentó que muchos migrantes ya no están llegando a Hidalgo en los vagones del tren sino en otro tipo de transporte, “porque lo que quieren es evitar Lechería y Huehuetoca, ellos dicen que ahí está muy peligrosa la situación”.

Mencionó que los mismos indocumentados son quienes señalan que antes de llegar a Hidalgo son asaltados, golpeados o levantados.

María Luisa Silverio manifestó que han invitado a los migrantes a denunciar los delitos de los que son víctimas, pero ellos evitan hacerlo por la sencilla razón de que tienen miedo.

Explicó que para un migrante, presentar una denuncia implica detener su trayecto y eso es precisamente lo que quieren evitar.

Expresó que la mayoría de los indocumentados dejan sus lugares de origen por situaciones de pobreza, violencia, inseguridad y la ansiada búsqueda del “sueño americano” para dar una mejor calidad de vida a su familia.

Miles atendidos

De enero a noviembre de este año, la Casa de Migrante ha dado atención a ocho mil 275 indocumentados.

De abril a diciembre de 2012, el año en que la Casa del Migrante abrió sus puertas, se dio atención a cerca de nueve mil centroamericanos.

Comentó que la mayoría de los indocumentados a los que se les da atención son originarios de países como Honduras, El Salvador, Guatemala y Nicaragua, siendo los hondureños los que en mayor porcentaje cruzan por Hidalgo.

La mayoría de ellos son hombres, hay pocas mujeres y pocos niños, pero todos quieren lo mismo: llegar a la frontera norte de México para poder internarse en el territorio norteamericano.

Mencionó que el flujo de indocumentados al que se le da atención en el refugio es variable.

Cifras diarias

“Ahorita tenemos un promedio de 30 por día. Aunque eso es mínimo. En un día hemos atendido a 250 migrantes. En este tiempo de diciembre, enero, febrero, aumenta, es mayor el flujo, ellos piensan que tienen mayores posibilidades para cruzar la frontera porque como son fiestas de fin de año hay menos vigilancia”, sostuvo.

A dos años de abrir sus puertas el refugio, María Luisa Silverio señaló que el trabajo en la Casa del Migrante se realiza con mucho entusiasmo con el apoyo de las religiosas Rosa Bogado y Martha Elizabeth Fuentes Rosas, además de personas voluntarias.

“Nuestro trabajo ha sido ir sensibilizando a las parroquias y a personas que nos pueden ayudar, nos hemos involucrado con instituciones de las cuales tenemos respaldo y hemos participado en los foros de derechos humanos a nivel nacional”, concluyó María Luisa Silverio Cruz.

Claves

Para saber

- La Casa del Migrante “El Samaritano” atiende a indocumentados con un desayuno, comida, atención médica, el poder bañarse, descanso y hasta ropa limpia.

- Actualmente el sitio abre sus puertas  de nueve de la mañana a dos y media de la tarde, de martes a domingo. No ofrece a los migrantes el poder pasar la noche porque no cuentan con el personal.

- Reciben comida y ropa de las parroquias de Tlaxcoapan, Ajacuba, Atitalaquia, Tetepango, Vito, la zona Pastoral Juan Pablo Segundo, Tula, Tetepango, Tlahuelilpan y ayuda voluntaria.

Seguridad

La encargada de la Casa del Migrante ‘El Samaritano’, María Luisa Silverio Cruz, señaló que en el refugio se lleva un registro de los migrantes por seguridad: “es confidencial, solamente se les pide el nombre, la edad, la nacionalidad y el lugar de origen”, sostuvo.

Este registro se lleva para los casos en que los familiares o conocidos llegan a preguntar si el migrante que buscan ha pasado por el lugar: “cuando alguien nos ha venido a preguntar por alguna persona, nunca mostramos el libro de registro a gente desconocida, siempre le decimos a quién busca y se les da la información”, explicó.

El llevar un listado de quienes pasan por la Casa del Migrante inició desde que el lugar abrió sus puertas y es por su seguridad “como somos una red a nivel nacional debemos contar con esa información. Si buscan a una persona sabrán si pasó o no por Bojay”.

El registro se hace sólo de aquellos indocumentados que se acercan a pedir apoyo a la Casa del Migrante, pues hay muchos más que caminan sobre las vías del tren o que pernoctan cerca pero no se les toman sus datos porque no se acercan al refugio.