Pese a las mejoras, las fallas persisten

Falta de señalética, vegetación a medio morir y pavimentación en mal estado, son algunos de los problemas que presentan las principales vialidades en Torreón, como el periférico Raúl López Sánchez.
En algunos sectores, se aprecian estructuras de concreto derribadas.
En algunos sectores, se aprecian estructuras de concreto derribadas. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Un recorrido hecho por algunas vialidades rápidas evidenció que aunque han sufrido mejoras, continúa la falta de mantenimiento ya sea en su pavimentación, señalética y vegetación.

En el caso del Periférico Raúl López Sánchez, puede observarse que la vegetación de sus camellones adolece de mantenimiento, pues aunque algunas plantas como mezquites siguen vivas, no han sido podadas.

En el caso de las palmas, puede notarse que varias están secas o adquirieron a una coloración oscura por el tránsito de los vehículos de carga pesada que emanan una alta cantidad de gases.

Otro punto donde fue colocada nueva señalética y reductores de velocidad, está situado en el retorno debajo de un puente vehicular (Los Alamos) situado a la altura de la colonia El Roble.

Sin embargo, puede notarse que en algunos tramos, como en el que está próximo al cruce con el bulevar Revolución, existe nuevos anuncios metálicos, los cuales indican el destino del conductor e incluso uno de ellos marca el tramo a seguir para llegar a la empresa Yura que está en construcción.

A la altura de la Policía Municipal existen problemas en el tráfico, sin embargo esto se debe a los trabajos del Puente Bravo-Periférico, los cuales, autoridades estatales anunciaron que deberán estar concluidos antes de que termine el 2015.

Por el lado de los carriles que conducen hasta el municipio de Gómez Palacio, puede notarse que también existen nuevos anuncios viales, sin embargo también saltan a la vista estructuras de concreto tiradas en las cercanías de la carpeta asfáltica.

Cabe destacar que en declaraciones previas para este medio, el alcalde, Miguel Ángel Riquelme Solís, dijo que desde que inició su administración, han sido invertidos 40 millones de pesos en esa vialidad, sin embargo para que quede en las mejores condiciones, resultan necesarios por los menos otros 100 millones de pesos.

En el caso de la carretera Torreón-San Pedro, el mantenimiento resulta más notorio, aunque al llegar a donde está el paso deprimido que conecta con la colonia Senderos, puede apreciarse que falta señalética en cuanto a la presencia del nuevo paso vehicular.

En cuanto a la vegetación, ocurre lo mismo que en Raúl López Sánchez, debido a que algunas palmas están secas por falta de mantenimiento.