Vialidades riesgosas ante la falta de mantenimiento

Víctor Hugo Torres, presidente del Colegio de Arquitectos de La Laguna, señaló que, dependiendo del tráfico, por lo menos cada 6 meses debe hacerse una evaluación del estado de las avenidas.
Algunos cruces están mal iluminados por la noche, o llenos de baches.
Algunos cruces están mal iluminados por la noche, o llenos de baches. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Arquitectos e ingenieros civiles coincidieron en que las principales vialidades de la ciudad carecen de un programa de mantenimiento adecuado, además de que existen algunas como el Periférico Raúl López Sánchez que necesitan una reingeniería en algunos tramos.

"Cada quien tiene que poner de su parte y en el caso de la autoridad, el Periférico requiere una reestructuración, en el tramo que conecta desde el centro comercial Galerías hasta el vado del Río Nazas", dijo Víctor Hugo Torres, presidente del Colegio de Arquitectos de La Laguna.

"En el Periférico no están marcados los carriles como debe ser, además de que está sucio y representa que no hay una imagen urbana".

Detalló que el espacio entre algunos carriles para maniobrar resulta estrecho y representa un riesgo latente, además de que la iluminación y los señalamientos viales quedan a deber.

"Tiene que estar perfectamente iluminado para saber en qué parte debes cambiar de carriles, además de tener los letreros necesarios que indiquen el rumbo", declaró.

Abraham Jiménez, ingeniero civil que trabajó en la Dirección de Obras Públicas de Lerdo, coincidió en el olvido en que están algunas vialidades de Torreón y la necesidad de señalamientos en algunos cruces.

"Hablando del Periférico y el Distribuidor Vial (en la carretera Torreón-Matamoros) falta complementar algunas cosas que empezaron bien".

"Por ejemplo en el punto que sigue a la carretera a Mieleras va todo recto y suele haber muchos accidentes porque falta delimitar las velocidades, así como tener los señalamientos adecuados", explicó.

Por su lado, el arquitecto Hugo Estrada Reyes manifestó que no existe una imagen urbana en esa vialidad rápida.

Resaltó que aunque representa una vialidad importante para el tránsito de los camiones de carga pesada, también debe tomarse en cuenta que es un camino de uso diario para quienes acuden a su trabajo o la escuela.

En cuanto a otra vialidad, como la carretera a Mieleras, los tres especialistas expusieron que una carencia que tiene es que no existe la iluminación adecuada y reductores de velocidad, que permitan un tránsito seguro por las noches.

Víctor Torres manifestó que resultan positivas las obras ejecutadas actualmente en esa vialidad en materia de pasos vehiculares, sin embargo no debe descuidarse la integridad de peatones y ciclistas.

"Tienen que estar bien iluminados de noche y no puede haber ningún espacio vacío, así como señalizados con reflejantes que marquen cada carril. En Mieleras el tráfico es pesado y hay que darles fluidez y seguridad", expuso.

En lo que respecta al mantenimiento, Abraham Jiménez expuso que el trámite para lograr reparar o reemplazar la infraestructura que fue dañada en accidentes viales resulta largo y más cuando concierne a una vialidad como federal como el Periférico.

"Cuadro trabajaba en Obras Públicas y ocurría cierto accidente que dañaba contenciones, postes o indicadores, no se reponían inmediatamente y tenían que pasar por una gestión que llevaba semanas", dijo.

Agregó que por lo regular, cuando las obras le corresponden al municipio, las áreas encargadas de la reposición de nomenclaturas o reparación de algún daño son Obras Públicas o Servicios Públicos.

Víctor Torres resaltó que cuando un ciudadano provoca un accidente cubre el daño a la vialidad, sin embargo, pese a eso no, ven clara la aplicación de los recursos emanados de esa multa.

"Hay vialidades que están en el abandono y la carretera a Mieleras es una de ellas, pues está llena de baches y si pasas por ahí a las nueve de la noche está oscuro".

"El problema es por qué no lo reparan y desgraciadamente no se ve esa gestión aplicada", cuestionó.

Por su lado, Hugo Estrada argumentó que hace falta voltear a ver otros materiales para el mantenimiento de las vialidades, debido a que en el caso de la pintura que delimita en una calle cada carril de velocidad o el pavimento de mala calidad, se despinta por las altas temperaturas.

Ante el cuestionamiento sobre el tiempo que las autoridades deben tardar en darle mantenimiento a una vialidad rápida o de uso estratégico, el presidente del Colegio de Arquitectos dijo que resulta complicado definir un periodo, sin embargo, por lo menos cada 6 meses debe hacerse una evaluación del estado de las avenidas.

"Es importante que se le dé un mantenimiento correctivo a cada uno de esos cruceros dependiendo del tráfico, esto con la revisión de cada 6 meses o un año del estado que guardan", explicó Víctor Hugo Torres.