“No lloreis por mí, llorad por vuestros hijos...”

Uno de los Viacrucis más grandes y de tradición reunió a cientos de personas.
La representación se dio por varios kilómetros.
La representación se dio por varios kilómetros. (Yazmín Sánchez)

Tampico

Se prepararon por tres meses.

Ser parte del Viacrucis de mayor tradición de Tampico no es fácil, requiere muchos ensayos y una conversión espiritual.

La Parroquia San David Roldán Lara en Tampico ha mantenido la tradición por 14 años.

Hace mucho calor, 28 grados centígrados con una sensación térmica de 30, provocan un bochorno abrumador.

Una camioneta lleva dos fieles, y unas 50 personas realizan el apoyo a los más de 70 actores que arrancan la escenificación de la Pasión de Cristo y parten a las 12 del día de la colonia Esfuerzo Obrero, donde Jesús había sido juzgado y sometido al castigo de la cruz a petición del pueblo judío.

La experiencia de los años les permite mantener el orden, pese a que hay casi 200 personas siguiendo el recorrido de dos kilómetros. No hay apoyo de la Dirección de Tránsito para desviar la vialidad, sin embargo los organizadores llevan banderas rojas y usan camisas del mismo color, para evitar accidentes.  

El cruce del contingente por las calles de la colonia toma por lo menos 10 minutos; los automovilistas se mantienen respetuosos.Una hora después llegan a la capilla San judas Tadeo, donde Jesús cae por primera vez, y los soldados romanos lo azotan hasta que logra levantarse. Medio kilómetro más adelante una mujer se acerca al que carga la cruz y le seca el rostro, es Verónica.

Luis Alberto Morales, tiene 20 años, y este año personifica a Jesús de Nazaret, es un estudiante destacado, quien compagina la escuela con un trabajo de medio tiempo, pero además se da tiempo para ser un participante activo en su comunidad, además de ser catequista en la parroquia San David Roldán Lara, de niño fue monaguillo, y su mamá también es muy activa en las actividades de la iglesia.

El viacrucis sigue y Jesús cae por segunda vez, el pavimento está ardiendo, alguien se acerca y moja su cabeza y sus manos, para mantener al joven hidratado, mientras los soldados romanos que nunca se salen de su papel le refieren toda clase de insultos.

Siguen avanzando y llega a la colonia López Portillo el sonido que llevaban en una camioneta comienza a dar problemas.

El coro sigue cantando y los fieles católicos acompañan.Casi al llegar a la capilla de la Inmaculada Concepción las hijas de Jerusalén se acercan a Jesús, él las consuela, “Hijas de Jerusalén, no lloréis por mí, llorad por vosotras y por vuestros hijos...

Pues si al árbol verde le tratan de esta manera, ¿en el seco qué se hará?”En los patios de la capilla se representa al Gólgota, Jesús es despojado de sus vestiduras y crucificado.

Muere a las tres de la tarde, lo bajan de la cruz y es entregado a su madre, la virgen María.

El momento más emotivo del Viacrucis, una joven canta mientras la madre de Jesús llora, y con ella muchos de los presentes; el viacrucis viviente de la Parroquia San David Roldán Lara es coordinado por el párroco Gerardo Maximin County, quien aseguró que la tradición se mantiene viva desde 1997, gracias a que toda la comunidad participa.