Niños de Lerdo venden melón para ayudar a su familia

Jesús Felipe, de 14 años de edad, y su hermano Elio Adán, de 12 se colocan en el Parque Victoria con la fruta que traen de Matamoros, Coahuila, buscan juntar dinero para cuestiones escolares.
Los niños originarios del rancho Estación Río Nazas, aprendieron pronto que el trabajo es parte de la vida.
Los niños originarios del rancho Estación Río Nazas, aprendieron pronto que el trabajo es parte de la vida. (Lilia Ovalle)

Lerdo, Durango

Jesús Felipe, de 14 años de edad, y su hermano Elio Adán, de 12, se colocan junto a la troca durante los fines de semana para iniciar la venta de melón en el Parque Victoria, toda vez que aprovechan la temporada para juntar dinero y comprar su calzado y otras cosas necesarias para ir a la escuela.

"Sí se ha vendido, pero dependiendo de lo que saquemos en el día se nos paga”, apuntó Jesús Felipe.

De apellidos Montes Remigio, estos niños originarios del rancho Estación Río Nazas, aprendieron pronto que el trabajo es parte de la vida, motivo por el cual aprovechan la cosecha del melón en la Comarca Lagunera, y que movilizan junto con un cuñado desde las labores de Matamoros, Coahuila, para ponerlo a la venta en esta ciudad.

“Lo estamos vendiendo desde el domingo pasado y hasta mañana, nada más los fines de semana porque los dos vamos a la escuela secundaria en el rancho. Yo no muevo la troca pero un cuñado nos trae hasta acá, es de mi cuñado la troca y de su papá los  melones, y él va y los recoge a la labor”, apuntó Jesús.

Mientras su hermanito se sienta un momento en el asiento del conductor de la} Suburban utilitaria, Jesús dice que el Parque Victoria es un buen punto de venta y que de acuerdo con las ventas que realicen se les ofrece un pago.

Ambos son sencillos y sonrientes y les hace gracia ser entrevistados para un periódico.

“Vendemos los melones chiquitos a tres por 10 pesos y los grandes a cuatro por 20. Sí se ha vendido, pero dependiendo de lo que saquemos en el día se nos paga”, apuntó Jesús Felipe.