Veneran a Juan Pablo II a “60 visitas por hora”

Oran los feligreses ante la estatua del 'Papa Mexicano", en el atrio de la catedral de León; toman fotos y dejan flores
Los fieles desde antes le oran al ‘Papa Viajero’.
Los fieles desde antes le oran al ‘Papa Viajero’. (Sergio Contreras)

León Guanajuato

Lo visitan a la velocidad de 60 por hora.

A unas horas de su canonización, la afluencia de visitantes a la escultura de Juan Pablo II aumentó. Entre las 2 y las 3 de la tarde de este viernes, llegaron 61 personas. Se presentaban en el atrio, frente a la escultura de 3.5 metros, se persignaban y salían. Algunos entraban a la Catedral Metropolitana, pero la mayoría solo iban a saludarlo. Parecía que se turnaban de manera organizada. Al salir, entraba el reemplazo y luego el otro y enseguida uno más. Casi no se quedaba solo. A unos metros una mujer pedía dinero para surtir una receta médica. Al acabar "su jornada" se despidió persignándose hacia el altar... y hacia Juan Pablo II.

A esa hora no había servicios religiosos, el interior del templo apenas era ocupado por 7 personas.

La escultura ubicada en el atrio luce adornada con flores, rezos y canciones en honor al "Papa mexicano".

"Papa Juan Pablo segundo, a ti yo me dirijo, con humildad, con respeto y mucho agradecimiento, como lo debe de hacer a todo padre su hijo", reza una de las estrofas de lo que parece ser una canción escrita en su honor.

Francisco Arrona lo vio de cerca en su tercera visita a México, no recuerda el año, pero tiene en su memoria el sentimiento. Dice que viajó desde su casa en San Pedro de los Hernández para "aunque sea verlo pasar".

"Se siente uno con mucha fe, como si viera a alguien querido de toda la vida", relata. Le reconoce su legado y por eso cada que puede, visita la escultura. "Es un papa muy grande en todos los aspectos que rogó mucho por el mundo y llevó fe a todos los lugares que visitó".

Cuenta que tratará de mantenerse despierto para seguir la canonización en vivo por televisión, pero que de no aguantar, verá la repetición por la mañana.

"Es histórico, no me lo debo perder", confesó.

Antes de Francisco, Marisol Pérez aprovechó una visita exprés al centro para ver la figura de bronce de Karol Józef Wojtyla. "Es una imagen que me inspira tranquilidad y paz, por eso me gusta venir", dijo.

El desfile frente a la escultura de la artista Rosario Rosas sigue al mismo ritmo. Es como el paso de los autos que circulan por el distribuidor vial a la entrada de la ciudad, de nombre Juan Pablo II.