Parras se llena de color con cosecha de la uva

La Plaza de Armas del lugar fue invadida por el folclor y las tradiciones de la celebración mejor conocida como la Vendimia, en la Casa Madero se procedió con la popular ceremonia de la molienda. 
Canastas llenas de uvas que serían utilizadas más tarde en la molienda.
Canastas llenas de uvas que serían utilizadas más tarde en la molienda. (Luis López)

Parras de la Fuente, Coahuila

Desde temprana hora, la Plaza de Armas de Parras de la Fuente, fue invadida por el folclor y las tradiciones que giran en torno a la celebración de la cosecha de la uva, mejor conocida como la Vendimia. 

Los centenares de espectadores que llegaban, no pudieron evitar verse sorprendidos con los diversos grupos de danza y los carros alegóricos en que eran abordados por vendimiadoras que portaban vestidos blancos y pañoletas de colores, así como canastas llenas de uvas que serían utilizadas más tarde en la molienda. 

La atracción principal fue la reina de la Feria de la Uva y el Vino Sofía Sosa.

Sin embargo, la atracción principal fue la reina de la Feria de la Uva y el Vino, Sofía Sosa, quien era acompañada por un joven que interpreta al Dios Baco, es decir, la figura religiosa, que representa a la agricultura y en ese caso el vino. 

La comitiva partió minutos después de las 10:00 horas con rumbo a la Hacienda de San Lorenzo, donde se ubica la Casa Madero, la vitivinícola más antigua del continente y fundada en 1597.

En su trayecto estaban las principales calles de Parras, donde en cada esquina había una comitiva de vecinos o visitantes de otros estados e incluso nacionalidades.

Nadie quiso perderse la oportunidad de tomar alguna foto, ya sea con su celular o alguna cámara que portaban.

El recorrido abarcó de alrededor de diez kilómetros, sin embargo no todos lo hicieron a pie. En ese sentido, al llegar a las afueras de la ciudad podían observarse decenas de vehículos en que comenzaron a subirse los integrantes de los grupos de danza y en otros espectadores.  

Al llegar a la Hacienda de San Lorenzo, donde la noche anterior fue celebrada una ceremonia religiosa en que un grupo de matachines bajaron del Cerro de la Cruz con antorchas encendidas y con las que danzaron durante varias horas, hasta que las usaron para encender fuegos artificiales que iluminaron el cielo, la caravana encabezada por la reina se preparó para ingresar a la Casa Madero y proceder con la tradicional ceremonia de la molienda. 

El recorrido abarcó de alrededor de diez kilómetros.

En ese sentido, las vendimiadoras, que eran niñas y adolescentes en su mayoría, procedieron a vaciar la fruta que cargaban en un recipiente donde la reina tendría que extraer el juego a través de una danza. 

Minutos más tarde, arribaron las autoridades parroquiales del municipio, que en compañía del obispo de Saltillo, Raúl Vera procedieron con la bendición de la molienda.

En su mensaje, el líder espiritual de la iglesia católica resaltó la importancia de que las ganancias emanadas de la cosecha y comercialización de la uva siempre procuren el bienestar  de quienes trabajan las tierras, así también hizo un llamado para que se haga justicia en cuanto un conflicto laboral que persiste desde hace tres años entre algunos habitantes y una empresa textil.

"Ojalá el dueño ya tenga corazón de carne y se haga justicia", expresó el sacerdote.

También resaltó el papel que San Lorenzo jugó en la defensa de los pobres y que ahora más que nunca debe tomarse en cuenta para la clase trabajadora.

Posteriormente, procedió con realizar la bendición de la molienda y la reina, así como dos hombres procedieron con la actividad para extraerle el jugo a la fruta