Veda por presencia de marea roja tóxica en Bahía de Banderas

La marea roja se encuentra desde la semana pasada en diferentes sitios de la bahía.
En este momento se está en un periodo de veda precautoria, que se impuso desde el pasado 16 de mayo y se mantiene a la fecha.
En este momento se está en un periodo de veda precautoria, que se impuso desde el pasado 16 de mayo y se mantiene a la fecha. (Cortesía)

Puerto Vallarta

La presencia de marea roja tóxica en aguas de la Bahía de Banderas obligó a la Octava Región Sanitaria de la Secretaría de Salud Jalisco a establecer veda de moluscos bivalvos en Puerto Vallarta.

La maestra en Oceanografía Costera María del Carmen Cortez Lara, especialista del Centro Universitario de la Costa en fitoplancton marino y dinámica de las mareas rojas e integrante del Programa Intersectorial de Monitoreo de Mareas Rojas en la Bahía de Banderas, indicó que la marea roja se encuentra desde la semana pasada en diferentes sitios de la bahía.

Agregó que ha estado incluso en lugares muy próximos a la ciudad, cerca de la zona hotelera norte.

Por su parte, la directora de la Octava Jurisdicción Sanitaria, Karina Guillermina Navarro, explicó que a través del área de Regulación Sanitaria se muestrea una vez por mes y es ahí donde se percatan del incremento de microorganismos.

En este momento se está en un periodo de veda precautoria, que se impuso desde el pasado 16 de mayo y se mantiene a la fecha, pese a que el microorganismo que ha estado presente ha ido a la baja.

“De hecho este martes se enviaron las muestras de los moluscos a la Ciudad de México al laboratorio nacional certificado y de los resultados que arrojen estas muestras, se determinará si se levanta o no la veda”.

Indicó que aunque el ingerir estos productos del mar se trata de un riesgo cuando hay marea roja, no lo es elevado cuando se atiende a tiempo.

Los moluscos que no deben consumirse son aquellos que viven en concha, como ostiones, callo de hacha y mejillón, esto explicó, porque el agua se filtra a la cavidad y es ahí donde se fermenta el microorganismo.

Agregó que no hay riesgo por contacto con la piel ya que la afección pudiera darse únicamente por consumo de estos alimentos, mismos que no deben comerse “ni cocidos con limón ni al calor; no se tienen que consumir”.