Vecinos rompen con Ayuntamiento de Guadalajara por planes parciales

Anuncian alud de amparos en contra de su publicación, que se espera a finales de este mes.

Guadalajara

Habitantes de doce fraccionamientos y barrios de la ciudad de Guadalajara denunciaron esta mañana la imposición de unas políticas de desarrollo urbano que favorecen a los desarrolladores inmobiliarios por encima de los intereses de la ciudad.

Presidida por el presidente del Parlamento de Colonias, Alejandro Cárdenas Ochoa, los vecinos denunciaron que participaron de forma activa aportando ideas y expresando inquietudes sobre los retos de la desinficación urbana, pero que ello no lo ven reflejado en el programa municipal de desarrollo urbano, contra el cual ya se ampararon los 52 planes parciales cuya aprobación se pretende hacer por el ayuntamiento de Guadalajara en el curso del presente mes, y contra los que se ampararán una vez que sean publicados por la gaceta municipal.

Las quejas principales derivan de no resolver el problema de infraestructura indispensable para que una zona pueda alojar más habitantes y citaron como ejemplo el complejo de Horizontes Chapultepec enclavado en la avenida del mismo nombre, entre las calles de Mexicaltzingo y Vidrio, el cual ha sido abandonado parcialmente por los inquilinos ante problemas como agua e inseguridad.

Tampoco se ha respetado lo que plantea el código urbano respecto a los colonos ha decidir el modo a desarrollar sus propios asentamientos urbanos, dado que se trata de esquemas negociados por las empresas inmobiliarias las cuales solo son legalizadas por la autoridad municipal.

Lo peor del caso es que  las densidades quedan en muchos casos abiertas a las necesidades del desarrollador por lo cual los vecinos que actualmente están en esa zona quedan en indefensión total. Hasta ahora los planes solo le restan áreas verdes a la ciudad y la relación superficie común/habitante sigue descendiendo, pues “se trafica con los bienes públicos de la propia ciudad”, subrayó Cárdenas Ochoa

Los vecinos preparan la estrategia jurídica para detener los planes parciales, que al parecer están “planchados” por una alianza entre regidores del PAN y el PRI al seno del cabildo del ayuntamiento tapatío.