Vecinos rehabilitan barranca en la Miguel Hidalgo

Luego de cuatro años, la Barranca de Barrilaco pasó de ser una zona semiabandonada, erosionada e insegura, a un espacio para la convivencia y el deporte.

México

En solo cuatro años el rostro de la Barranca de Barrilaco, en las Lomas de Chapultepec, delegación Miguel Hidalgo, ha cambiado, pues de ser una zona semiabandonada, erosionada e insegura hoy es un espacio para la convivencia y el deporte de los vecinos.

Este cambio es resultado de una iniciativa ciudadana que contó con el apoyo de las autoridades, tanto delegacionales como federales, para la reforestación, limpia, alumbrado y rehabilitación de casi dos kilómetros de corredores.

Además, se han reforzado taludes y se alistan para plantar, con ayuda de las autoridades, más de 5 mil arbustos.

En el rescate destaca también la colocación de luminarias, bancas, 70 metros lineales de barandales, el mantenimiento y reubicación de aparatos de ejercicio, y se tiene contemplada la construcción de una cancha deportiva y la conservación, poda y fumigación del lugar.

También cuenta con un espacio para perros y se proyecta la construcción de un huerto en el que participen alumnos de las escuelas aledañas a la zona.

Debido a que más de 13 mil personas viven a menos de 400 metros en toda la zona de la barranca, las promotoras del proyecto, Beatriz Laviada y Marcela Álvarez, consideran necesaria la participación de los vecinos para mantener y ampliar los logros obtenidos.

El trabajo para recuperar este espacio público comenzó hace cuatro años, cuando los vecinos se dieron cuenta que a pesar de que en la zona había andadores, estaban semidestruidos y abandonados, por lo que eran inseguros.

Por ello, solicitaron el apoyo de la delegación y de la Secretaría del Medio Ambiente para rescatar el espacio para la comunidad.

Además, se echó mano de vecinos de la zona, entre ellos urbanistas y abogados, para trabajar en el reacondicionamiento de la barranca.

Laviada, integrante del Proyecto Vecinal Barranca Barrilaco, explicó que pretenden que este lugar se mantenga, a pesar de los cambios en las administraciones federal y local, lo que hasta el momento han logrado tras cuatro años de trabajo.

“El proyecto de la barranca empezó con Demetrio Sodi, panista; siguió con Víctor Hugo Romo,  perredista, y ahora estamos con Xóchitl Gálvez, panista, y creo que esto es de largo plazo. No es algo que se pueda llevar a cabo en una administración, y si no involucras a los vecinos para asegurar que haya continuidad es tirar a la basura esfuerzo y dinero”.

Señala que el propósito “no es  hacer un parque precioso. El objetivo es que la barranca siga cumpliendo con lo que tiene que cumplir, ser una zona de valor ambiental, pero darle uso. Es la mínima intervención posible  para que estas barrancas puedan ser utilizadas y así se adueñen los vecinos  de ellas, intentando hacer el mínimo impacto”.

En tanto, Marcela Álvarez, quien también es impulsora del proyecto, recordó que la barranca es un área de valor ambiental y está declarada como tal desde 2003, en conjunto con el Bosque de Chapultepec.

“Nos interesa recuperarla y que la gente le dé el valor ambiental que hay que darle”.

Para ello, explica, tiene que haber una mesa entre la delegación y las secretarías de Medio Ambiente para crear un grupo multisectorial.

Uno de los problemas urgentes es el de las descargas de drenajes al canal que cruza la barranca.

Para ello preparan un proyecto hídrico en el que participen la delegación Miguel Hidalgo, la Conagua, el Sistema de Aguas de la Ciudad de México y el Comité Ciudadano de Lomas de Chapultepec.

 Actualmente realizan  un diagnóstico del origen, calidad, curso y comportamiento de las aguas que conforman el cauce, con el fin de encontrar una solución integral, sustentable y permanente.