Vecinos denuncian el abandono de gimnasio

La instalación deportiva se ubica en la colonia CROC.
El edificio se encuentra invadido por la maleza y basura.
El edificio se encuentra invadido por la maleza y basura. (Agustín Martínez)

Monterrey

Han  transcurrido casi dos administraciones municipales, y el gimnasio “Los  Campeones”, de la colonia CROC, en el norte de Monterrey, continúa en el olvido.

Lejos han quedado aquellos tiempos en que, desde hacía más de 25 años, niños, jóvenes  y adultos se daban cita para practicar algún deporte o disfrutar de su amplia  alberca.

“O  sea, tiene más de cinco años abandonado este gimnasio, y no pude ser que este  destrozado, porque aquí venía gente a la alberca a hacer deporte, y ahorita está  solo, y esa es la queja de todos los vecinos”, comentó Heliodoro Enrique Colin.

Las instalaciones deportivas, compuestas de una extensa nave, la alberca, cancha de basquetbol y  áreas para disciplinas marciales, se ubica en la avenida Camino Real y la calle  Hermanos Serdán.

Con  el paso del tiempo los vándalos se apoderaron de estructuras, mobiliario y hasta  de los accesorios de los baños.

“Lo  que pasa es que ahorita ya está dañado todo: El baño de hombres, el de mujeres,  las oficinas… está todo desecho por dentro.

Se robaron el mobiliario, todo,  todo. Se llevaron el cable, se llevaron muchas cosas que había allá adentro”,  manifestó Heliodoro Colin Ramírez.

Hasta  hace unos tres años y por espacio de varios meses el lugar funcionó como cuartel  militar, cuando los actos de la delincuencia organizada se hallaban a su máxima  expresión.

“Y  el gimnasio pues quedó abandonado. Ahorita ya está más maltratado por lo mismo,  porque como ya está abandonado, pues no se le ha puesto atención, verdad”, dijo  un ama de casa que se identificó como María Concepción Hernández.

Los  habitantes de colonias como la CROC, Gloria Mendiola y El Porvenir, entre otras,  hacen el llamado a las autoridades municipales para que reactiven el  gimnasio.

“Por  decir, las mujeres que estaban yendo a hacer sus rutinas de aerobics, pues  también ya tienen que ir al (gimnasio) que está más retirado”, refirió Hernández  Moreno.

Las  personas desean un lugar donde los jóvenes puedan activarse y desarrollar  acciones positivas, en lugar de juntarse en las esquinas y ser caldo de cultivo  de la delincuencia.