Vecinos acosados de Ajijic acuden a la CEDHJ

La autoridad no validó una obra de empedrado, y al manifestar su oposición, acusó públicamente a quince vecinos, y los hizo blanco de amenazas, denuncian.

Guadalajara

A amenazas de muerte se ha llegado para intimidar a líderes de opinión de la delegación de Ajijic, en Chapala, que criticaron una obra de empedrado zampeado que el ayuntamiento comenzó a realizar sin siquiera avisar, cuando el piso actual de las calles, un empedrado tradicional o rústico, está en buen estado y le da un buen aspecto y una mejor regulación ecológica que la obra impuesta. La autoridad ventiló públicamente el asunto y le pidió a la empresa contratista que publicara en una manta el nombre de los opositores. Las amenazas, incluso de muerte, llegaron poco después.

Como efecto, si bien la autoridad reconoce que no hubo consulta, no detendrá los trabajos porque ya autorizó y se comprometió con la empresa. Los vecinos han decidido acudir a la Comisión Estatal de Derechos Humanos para exigir que la presidencia municipal responda por el ambiente de “linchamiento” que ha echado a andar, señalaron los afectados.

Los ciudadanos señalados son Óscar Hugo Pérez, Alicia Córdoba, Azucena Bateman, Belén Corona, Silvina Martínez, Angel Delgadillo, María Aguilar, Sofía Márquez, “Beto” Rock [sic] y Rafael Escamilla, según la manta que se puso en la plaza principal del poblado, donde se les “agradecía” el “haber quitado el trabajo a la gente de Ajijic”.

Los quejosos reunieron alrededor de 500 firmas para detener la obra, “y presionamos para que se realice, pero con terminado ecológico”. No se socializo, ni hay información de las partidas a aplicar. Tampoco hubo dictamine por la Secretaría de movilidad. Se carece de un proyecto de imagen urbana e impacto ambiental y cultural, se quejaron.

Tras esto, lo grave fue que “el gobierno incitó a los quince trabajadores que no tienen contrato de trabajo por ser eventuales, que por culpa nuestra se quedarán sin empleo. Lo que como es lógico provocó enojó, y sin asumir la responsabilidad del municipio se nos ha amenazado e inclusive nuestros nombres expuestos en esa manta […] esta incitación a la violencia no es válida y sólo se escuda en actos autoritarios, despotismo y negligencia”, dicen respecto al papel jugado por la autoridad de Chapala.

Diversos profesionales de Guadalajara han ofrecido sus servicios a los vecinos acosados, dada la fragilidad jurídica y personal en que los deja la acusación del municipio, y serán el conducto para entablar la queja ante la CEDHJ además de otras instancias, en busca de protección de sus derechos. El ayuntamiento “sólo ha respondido que va la obra porque hay compromisos y porque se acercan las fiestas patronales”.