Ve mejor opción la partida presupuestal

El coordinador pemecista del Congreso insistió en que es mejor crear una partida presupuestal.
Ismael del Toro.
Ismael del Toro. (Milenio)

La comisión de Administración del Congreso del Estado de Jalisco de la pasada Administración presumió a finales de su Legislatura la creación de un fideicomiso que incluso puso en el acuerdo como irrevocable para el pago de laudos laborales del Poder Legislativo y destinarle el 70 por ciento, dice ese acuerdo, del saldo disponible al final de la presente Legislatura. Ayer un funcionario de tu Congreso decía que ese dinero se pasaría de ese fideicomiso a una partida. ¿En qué va el tema?

Creo que la confusión es precisamente por lo que se declaró ayer (miércoles 10). Quisiera hacer un contexto completo. Cuando se da la última semana de la Legislatura LX a la junta de coordinación de política entrante nos invita la Comisión de Administración, presidida por el diputado Enrique Velázquez, y la junta de coordinación de la Legislatura LX a hacernos una especie de entrega de los estados financieros del Congreso. En ese momento, y lo seguimos sosteniendo hasta la actualidad, hicimos un reconocimiento por la capacidad de administración que tuvieron en la Legislatura pasada y porque nos estaban dando cuenta de que se hizo el trabajo para sanear la finanzas, que tenía como una parte de la conclusión, que por primera vez, al término de una administración del Congreso había un remanente de recursos que estaban haciendo la entrega.

¿Por qué se propone en una sesión de la comisión de Administración cancelar -y tengo aquí el documento en mano, un acuerdo legislativo del 28 de enero- donde los diputados de la Comisión de Administración proponen desechar la iniciativa de acuerdo legislativo, que crea este fideicomiso irrevocable, y en otro acuerdo, que firman el 19 de enero, proponen crear una partida presupuestal exclusiva para dar cumplimiento a los mandatos irrecurribles derivados de laudos?

Así es, porque es el trámite correcto. Ya en un esquema, no de desconfianza, sino de hacer las cosas bien, primero se hace la modificación del acuerdo, que nunca se generó o se concluyó en el fideicomiso, porque no existió.

El acuerdo era hacer un fideicomiso. Ciertamente la Legislatura anterior no alcanza a hacerlo en el banco, pero dejan el acuerdo. ¿Por qué ustedes no concretan ese acuerdo?

Porque cambiamos la lógica. Hoy los grupos parlamentarios no están buscando quién tiene culpas y quién tiene confianza en quién; hicimos algo que en principio, hasta no nos creían capaces de lograrlo, que es diferenciar: la lógica administrativa del Congreso lo hacen las direcciones administrativas y los diputados nos dedicamos al trabajo sustancial. Hoy esa es una realidad, el fideicomiso que nació desde un ámbito de desconfianza no es necesario realizarlo hoy porque todos los temas administrativos y jurídicos del Congreso corren la ruta jurídica correcta, por eso se cambió de ese fideicomiso, que nunca existió, a generar una partida de presupuesto, como se hace en cualquier ente público para prever el pago de los laudos que el tribunal nos ordene, incluso hoy esos pagos de laudos han sumado un monto ya sentenciado, es decir, lo que estaríamos obligados a pagar, de alrededor de 11 millones de pesos. Nosotros, en esta Administración del Congreso, a pesar de que el tribunal nos ordenó en la suma de los laudos pagar alrededor de 11 millones de pesos, todavía en nuestro esquema de acuerdo jurídico con los trabajadores, tuvimos una reducción y unas "quitas" que se conocen técnicamente, de los 11 millones pagamos cinco, haciendo todavía más eficientes los recursos del Congreso. Esto no hubiera podido pasar si se hubiera constituido el fideicomiso porque el propio fideicomiso, con sus reglas jurídicas que tiene, hubieras obligado al Congreso a pagar lo que el tribunal sentenciara o dictaminara en el laudo. Es decir, esos 120 millones de pesos, si hubiera habido el fideicomiso y si hubiera habido el dinero en esa partida, se tendrían obligatoriamente que pagar conforme vengan los laudos y no podríamos hacer este buen ejercicio administrativo.