“Siempre hemos dejado que haga lo que le gusta”

Gloria Araceli Blanca Ceballos es mamá de Vanessa García de 'Moreleando'. Son tres hijas y plantea que su formación está marcada por el respeto a sus decisiones y un ambiente de inconformidad cívica.

Torreón, Coahuila

Gloria Araceli Blanca Ceballos, luce apenada al hablar sobre su vida y sus hijas, pues afirma no saber dar entrevistas como su hija Vanessa García.

Sin embargo, eso no le impide platicar sobre su labor como madre de una de las mujeres detrás de una organización con mayor relevancia en los últimos años, en cuanto a la participación ciudadana: Moreleando.

“Digamos que el discurso familiar ha sido estar inconforme. De hecho así era mi papá también”, expone.

Tiene tres hijas con oficios muy diferentes y está orgullosa de eso, pues aunque sean distintas en su forma de ser, vestir y actuar, sabe que cada una destaca en su ámbito.

Platica que una de ellas comenzó como conductora en una televisora local, luego migró a Guadalajara para crecer en esa misma labor y ahora es reportera de un medio nacional en la capital del país, mientras que otra es asesora de inversiones.

Por el lado de Vanessa, menciona que desde que ingresó a la universidad comenzó a mostrar un interés peculiar por apoyar diversos grupos de la sociedad, por labores en misiones con los jesuitas.

“Siempre hemos dejado que ella haga lo que le gusta, a ella le encanta estar en la protección a los migrantes, los indígenas y hasta los animales”.

Recuerda que en una ocasión, Vanessa estaba de viaje con un grupo de teatro de su universidad y le llamó para decirle que se iba a San Cristóbal de las Casas Chiapas a trabajar con las comunidades. No tuvo más opción más que acceder, pues aunque la noticia la tomó por sorpresa nunca dudó que pudiera con eso y más.

“Desde entonces le gustó mucho involucrarse con la gente, ayudarla. Siempre le tuvimos mucha confianza y nunca pensamos que fuera a meter la pata. De hecho a las tres”.

Cuando supo en lo que contribuyó con la organización 'Moreleando' comenzó a crecer su orgullo e incluso, cuando acudió al paseo mensual que organizaban, se sorprendió.

“Nos gustó mucho e incluso le decíamos que lo hiciera cada 15 días. Era un evento de la ciudad que a toda la ciudad le gustaba y no importaba la edad”.

“Siempre hemos dejado que ella haga lo que le gusta, a ella le encanta estar en la protección a los migrantes, los indígenas y hasta los animales”.

Blanca Ceballos es comerciante y su negocio (Chicos y Chicas) con dos sucursales en la ciudad resulta bastante peculiar, pues fue pionero en incluir el concepto de tatuajes y perforaciones.

Incluso su hija Vanessa presume que las dos han viajado “de mochilazo” a otros países como Honduras y Panamá.

“La admiramos por su perseverancia y disciplina en el deporte, su energía, carácter jovial y por ser una mujer emprendedora”, dice.

Algo que caracteriza a la familia, según dice Gloria Araceli, es mantener una postura crítica ante la realidad social actual.

“Digamos que el discurso familiar ha sido estar inconforme. De hecho así era mi papá también”, expone.

Cada vez que sabe de alguna nota que sale en el periódico o en otro medio de comunicación sobre su hija y recibe alguna opinión positiva sobre algún conocido que le comenta que le diga a su hija que siga así o le hacen sugerencias para que mejore,“me siento muy orgullosa de Vanessa. Me dicen que le diga que haga tal cosa y le echan muchas porras”, concluye.