Van 261 casos de dengue en el 2014 en Nuevo León

De acuerdo a cifras de la Secretaría de Salud Estatal, se han registrado 60 casos más que en el mismo periodo del 2013.
Los casos son todos del dengue clásico.
Los casos son todos del dengue clásico. (Foto: Archivo)

Monterrey

En lo que va del 2014, en Nuevo León se han registrado 261 casos de dengue.

Aunque esto representa sólo cerca de un seis por ciento de los que se tuvieron a lo largo del año pasado, la cifra ya superó los casos acumulados durante años como el 2010.

Según el reporte de la Secretaría de Salud Estatal, disponible en su página de internet y que está actualizado hasta la semana epidemiológica 13, de 2 mil 626 muestras que se tomaron en estos primeros tres meses y medio del año, cerca del 10 por ciento resultó positiva.

Esto al tener un total de 261 casos, todos del tipo clásico.

En el 2013 se presentaron 4995 contagios -4 mil 569 del tipo clásico y otros 426 hemorrágicos- de esta enfermedad, que se trasmite con el piquete de un mosquito.

Este año fue en el que más se registraron casos de esta enfermedad, lo que las autoridades estatales relacionaron con una consecuencia de las lluvias que trajo el Huracán 'Ingrid', el cual impactó en la entidad el pasado septiembre.

Un año anterior, la cifra llegó a los mil 680 casos; en el 2011 se tuvieron 667 y en el 2010 un total de 226.

A comparación del mismo periodo del 2013, la propagación de la enfermedad tiene un incremento de unos 60 casos.

Cabe destacar que la temporada que más se asocia con la propagación de la enfermedad es a partir de la segunda mitad del año, pues se relaciona con la temporada de lluvias.

Esto porque la acumulación de agua propicia la reproducción del insecto transmisor.

Temperatura corporal alta, de cabeza, de músculos, de articulaciones y de ojos, son los síntomas destacados del dengue tipo clásico.

Mientras que, el hemorrágico, se caracteriza por tener los síntomas del clásico más el sangrado de encías, de nariz, de tubo digestivo, en la orina o transvaginal; así como aparición de moretones y erupciones en la piel.

Al no existir una vacuna para la prevención, sólo se tienen los métodos de fumigación, higiene y de evitar la acumulación de agua en diferentes recipientes.

En caso de presentar los síntomas, es necesario acudir con un médico para que se realicen los estudios correspondientes, ya que se identifica a la enfermedad mediante una muestra de sangre.

Así también se debe evitar ingerir medicamentos para contrarrestar la fiebre y dolor si no los indicó un médico.