"Valles es una ciudad abandonada": pastor

Cuando están entrando que porque están entrando, y cuando están de salida, que porque ya se van, siempre hay pretextos, señala Rodolfo Del Ángel Del Ángel.
Rodolfo Del Ángel Del Ángel.
Rodolfo Del Ángel Del Ángel. (Imelda Torres)

Ciudad Valles

Para el pastor de la iglesia presbiteriana "El Divino Redentor", Rodolfo Del Ángel Del Ángel, a menos de dos meses que concluya la administración, Ciudad Valles igual que otros municipios están sin gobierno, porque si al principio no daban una atención adecuada a los reclamos sociales porque iban empezando en el cargo, ahora ponen de pretexto que ya van de salida y no tienen dinero.

"En campaña se dan el tiempo hasta para las visitas domiciliarias, se muestran interesados en las personas...creo que hay muchas cosas que cambiar en este país que están mal y deberíamos empezar por lo más inmediato, el municipio, pues las administraciones se la llevan entre resolver laudos laborales, pagar deudas de alcaldes anteriores y el último año lo dedican a trabajar pero para ganarse un peldaño político más arriba, entonces no gobiernan, esa es la realidad, ahorita la ciudad la vemos abandonada, no tenemos un gobierno", expresó.

Dijo que nunca se ve un claro gobierno a favor de la ciudadanía porque la obra pública es de mala calidad, mal proyectada, siempre hay pretextos y finalmente quien llega a un cargo público solo está a disposición de su propio interés u obedeciendo los de un partido político.

"Cuando se llega al cargo se debe estar consciente de que tiene un mandato ciudadano, que fue elegido para gobernar por la gente, no para intereses personales o de un grupo político, de verdad Valles particularmente es una ciudad abandonada, al transitar por las calles te das cuenta que están mal tantas cosas y claro es fácil quejarse, pero hay quienes todos los días tratamos de trabajar y servir a los demás. Hay gente talentosa y capaz en la ciudad y tantos recursos que se podrían utilizar para vivir mejor, pero se requiere de un auténtico liderazgo, guiado por valores de integridad, valentía, una característica necesaria para no venderse al crimen o a otros intereses, que se dé cuenta que si está del lado del pueblo va tener un pueblo de su lado", reiteró.

Añadió que ante la pronta llegada de nuevas autoridades a los municipios y al gobierno estatal, el llamado es para que erradiquen viejos vicios "institucionalizados" que no ayudan a la gente, sino solo a los que están en turno.