Urgen a mejorar la alimentación en las escuelas del país

Falta de cultura alimenticia, razón por la cual México repunta en obesidad infantil.
Publicidad genera trastornos en la Salud de los adolescentes.
Publicidad genera trastornos en la Salud de los adolescentes. (Cortesía)

Pachuca

La falta de armonización entre los intereses de las industrias de alimentos con las escuelas y la ausencia de una educación enfocada a cambiar la cultura alimenticia actual, es lo que coloca al país en primer lugar mundial de obesidad infantil, es la reflexión del coloquio internacional denominado Infancia: el futuro no es un juego": La salud y la alimentación de la infancia: una cruda realidad, que se realizó como parte del Festival Internacional de la Imagen (FINI) 2014.
Hugo Amigo Cartagena, investigador de la Universidad de Chile, expuso que la situación de salud de los indígenas es difícil porque consumen alimentos procesados, producto de la globalización y el capitalismo, que llegan a sus comunidades y forman en ellos hábitos alimenticios que propician la obesidad y la desnutrición.

El doctor Armando barriguera Meléndez, consultor del Instituto Nacional de la Nutrición y del Instituto Nacional de Salud Pública, señaló que el aspecto físico está erróneamente asociado con el estado de ánimo: La publicidad vende la idea de "como me veo me siento", lo que genera trastornos en la salud principalmente en adolescentes ya que las edades a las que hay más conductas de riesgo alimentarias son entre 13 y 15 años de edad y se da en su mayoría en las zonas urbanas.

El doctor Marcos Galván, investigador de la UAEH, refirió que de acuerdo a la encuesta de Prevalencia de sobrepeso y obesidad en escolares, en el estado este problema es de 15 a 25 por ciento pero ha ido incrementando, ante lo cual que las escuelas son los espacios en las que se pueden aplicar políticas prácticas.
Aunque en 2010 se implementó el plan de acciones para la prevención de obesidad, faltó armonizar los intereses de la industria, faltó promover los productos saludables y hacerlos accesibles en precio y disponibilidad, además de incrementar la actividad física en las escuelas. Para qué existan cambios perdurables, el investigador planteó que las políticas públicas deben ser permanentes.
No basta con que en las escuelas haya factores para una vida sana, sino que debe de existir cambios en la educación y la cultura, y ejemplificó que aunque haya bebederos en las escuelas en lugar de refrescos, los alumnos no los utilizarán si no se les inculca una educación enfocada a conductas alimenticias saludables.

CLAVES

En Hidalgo 10 por ciento de la población tiende a sufrir atracones de comida, bulimia o anorexia. En el coloquio se destacó el papel de las universidades y su responsabilidad social para cambiar estas estadísticas.

Según estudios sobre la opinión pública en este tema, la población está de acuerdo en prohibir la venta de comida chatarra en las escuelas.

Uno de los asistentes a este coloquio internacional, profesional de la nutrición, opinó que existen instituciones del siglo XX para atender enfermedades del siglo XXI.