Unops busca una difícil construcción de credibilidad

La agencia reporta avances en su trabajo; reconocen haber comenzado “con un marcador en contra”, pero aseguran que su labor será transparente.
Comenzaron el análisis del embalse y la integración de grupos afectados
Comenzaron el análisis del embalse y la integración de grupos afectados. (Milenio)

Guadalajara

La agencia de Naciones Unidas para Desarrollo de Proyectos (Unops) apela a la paciencia de los defensores de Temacapulín y de Los Altos de Jalisco: el proceso de análisis de la problemática de la cuenca del río Verde ya ha comenzado y se garantizará “en todo momento” el libre acceso a la información sobre la base de los derechos humanos fundamentales, señalaron los responsables del proyecto, Alejandro Rossi y Eliana Ames Vega.

“Hemos dado los avances en el marco de los tres componentes; avances vinculados a los estudios técnicos referidos en el servicio del trabajo en campo, en la revisión documental para poder elaborar el análisis hídrico, para poder identificar los sitios de levantamiento de datos georreferenciados; con especialistas multidisciplinarios avezados en el análisis hídrico, además de la revisión documental vinculada a la presa El Zapotillo, con expertos en presas”, refirió Ames Vega, quien es la directora del proyecto Jalisco Sostenible cuenca del río Verde.

“En el marco del componente 2, que es la gobernanza [gobernabilidad con la integración de todos los grupos sociales afectados] estamos elaborando un análisis de los actores locales ubicados en la cuenca del río Verde que nos va a servir como un insumo indispensable para conocer qué actores intervienen y quienes luego tendrán que participar en un espacio de cambio de diálogo, en el marco de la gobernanza por los recursos hídricos en la cuenca; además de la difusión de la información, se empieza a generar el diseño de una web propia del proyecto, con la información de nuestra red, la apertura de una cuenta en tuiter, con un hashtag denominado #JaliscoSostenibleCuencaRioVerde, en el marco de la gobernanza y las comunicaciones”, añadió.

Rossi secundó: “la idea es que sea información pública del gobierno mexicano, tanto a nivel del estado de Jalisco como de la federación; y que la información sea alojada en el sitio público de la Semadet [Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial], y además, toda la información que vayamos generando en el proyecto la subamos al sitio web de la ONU, y que ambos estén enlazados entre sí, para quien tenga acceso a la red, y a quien no, facilitarle esto en físico, porque es necesario”.

Los especialistas reconocen que el tema está de tal modo politizado, que la intervención de la Unops debe ser garante de la distensión y no un elemento extra que abone en la desconfianza de los ciudadanos.

“Arrancamos con un marcador en contra, puesto que hay mucha impaciencia y mucha desconfianza, por eso dijimos que lo principal era construir la confianza con todo el esquema público de la gestión del agua y para eso tomamos acciones muy concretas; la primera fue construir el sitio digital de información en el ámbito de Semadet, que desde el primer día que se firmó el proyecto está disponible; el segundo hito fue en diciembre, en que promovimos y acompañamos una visita a la presa de El Zapotillo junto con las comunidades para asegurar que se estaba cumpliendo con la disposición de la corte suprema [Suprema Corte de Justicia de la Nación]. También en diciembre tuvimos una reunión con representantes de la sociedad civil, para entender la preocupación que tenían del proyecto y los próximos pasos; ahora hemos empezado diálogo con distintos actores de la sociedad civil, ha comenzado el proceso del mapeo de actores, que llevará dos meses, la idea es que los actores visibles e invisibles estén identificados para poderlos invitar a este espacio de diálogo”, destacó Rossi.

A su juicio, la transparencia y la comunicación serán los hilos de los que penderá el complicado ejercicio de generar productos a nivel de propuesta para garantizar la sostenibilidad de la cuenca del río Verde, no solamente en el caso de la presa sino todo el abastecimiento superficial y subterráneo, y la economía que los requiere, de manera que transite hacia esquemas de sostenibilidad en vistas del principio precautorio ante el cambio climático. “Nada de lo que se plantee será en contra de los derechos humanos de las personas, el derecho al agua, a la vida y demás aspectos elementales”, subrayó.

Los Altos de Jalisco aportan casi 25 por ciento del producto interno bruto de Jalisco y tienen más de 800 mil habitantes.