Agricultura por contrato, única vía para el campo

El presidente de la Unión del Consejo Regional Agropecuario, Mario Valdés Berlanga, aseguró que el aumento de suministro de agua no significa nada, mientras no haya un acuerdo en el precio de venta.
Durango debe 3 millones 45 mil pesos a Sanidad Vegetal.
"Mientras no tengamos agricultura por contrato, no podremos tener la seguridad de que el producto se venderá de manera adecuada". (Archivo)

Torreón, Coahuila

La agricultura por contrato es el único camino que debiera transitar el productor agrícola en la Comarca Lagunera, toda vez que tanto los campesinos, como los pequeños propietarios, requieren garantizar la compra de sus productos antes de iniciar la siembra, así lo precisó Mario Valdés Berlanga, presidente de la Unión del Consejo Regional Agropecuario.

En cuanto a la dotación de 800 millones de metros cúbicos que autorizó la Comisión Nacional del Agua a través del Organismo de Cuenca Cuencas Centrales del Norte (OCCCN) para el próximo ciclo agrícola Primavera-Verano, Valdés Berlanga precisó que el suministro no abona en una mayor o menor productividad.

"Durante el año anterior se nos dotó de igual cantidad del líquido y ese no es el problema que se debe de enfrentar. La situación que tenemos en la Comarca Lagunera es difícil porque no tenemos la garantía de producir mediante la agricultura por contrato".

"Si se piensa en una mayor dotación de agua seguramente podríamos desperdiciarla, aunque también hay voces que piden una mayor dotación, pues su forma de vivir es a través de la renta de derechos de agua".

Asimismo dijo que el año 2014 fue particularmente difícil pues las producciones de hortalizas como el tomate, el melón y la sandía, así como el cultivo del algodón y los forrajes se depreciaron en cuanto a su costo. 

"Mientras no tengamos agricultura por contrato, no podremos tener la seguridad de que el producto se venderá de manera adecuada". 

El presidente de la Unión del Consejo Regional Agropecuario indicó que se daría una mayor competencia del sector social si tienen la posibilidad de sembrar más de una o dos hectáreas, pues los costos de producción se abaratarían, pero de no tener garantizada la venta, se vuelve al camino de sufrir para colocar los productos.

"Los precios de los forrajes y el algodón fueron buenos a inicios del año anterior y alcanzaron 89 centavos de dólar, sin embargo luego el precio cayó hasta 65 centavos lo que para la agricultura a gran escala no dejó mucho pero tampoco perdió. Es ilógico tener más agua si en la venta no nos ponemos de acuerdo".

Por ello comentó que lo ideal sería mantener asegurada la venta y en el caso del forraje, que éste se sembrara acorde a las necesidades del agricultor.

"Necesitamos ponernos de acuerdo en la cantidad de hectáreas que podrían sembrarse garantizando la venta de los productos porque siempre hemos estado limitados en cuanto a la aplicación de los recursos".

Finalmente dijo Valdés Berlanga que la aplicación de recursos a través de los programas de la Sagarpa se ha favorecido históricamente a entidades como Sinaloa, Tamaulipas y Sonora, pero ahora se plantea una disminución de 100 a 80 hectáreas para apoyar a estados del sur donde la población vive en condiciones de extrema pobreza, en un intento por equilibrar la balanza.