Unión familiar hoy significa cooperación

En algunos casos se está pensando en otro tipo de menú, con alimentos más ligeros y menos caros. Por otra parte, el consumo de artículos navideños no ha sido como el de otras ocasiones.
Uno de los alimentos tradicionales es el bacalao, noruego o de Campeche.
Uno de los alimentos tradicionales es el bacalao, noruego o de Campeche. (Montserrat Peñaloza)

Coacalco

La austeridad y el pago de deudas acumuladas durante el año, ya sea mediante tarjetas de crédito o préstamos con personas cercanas, así como el cumplimiento de las obligaciones tributarias, será la marca de las fiestas decembrinas para muchas familias de esta localidad.

La unión familiar para la cena del día 24 tendrá el sello de la cooperación para hacer menos oneroso el gasto de cada miembro, y no en todas partes habrá en la mesa los tradicionales pavos que, aunque desplumados, sus precios están por lo alto, al menos en 63 pesos el kilogramo; tampoco las piernas de cerdo, cuyo precio promedio es de 140 pesos el kilogramo, ya preparada.

En algunos casos se está pensando en menús más ligeros y menos caros, como la elaboración de lasaña con espinacas, la pasta a 45 pesos el kilogramo y las segundas a cinco pesos el manojo, acompañada de una ensalada de lechuga que, tanto en supermercados como en tianguis, cuesta seis pesos o doce, según el tamaño.

No se piensa en carne de res o de puerco para ese platillo porque el kilogramo cuesta 100 y 70 pesos, respectivamente; lo que también es caro es el queso manchego: casi 100 pesos el kilogramo.

La manzana, que forma parte del ponche, ayer costaba 19 pesos y ahora está en 35. Y la uva pasó de 30 a 45. Así, el salario mínimo no alcanza ni para una olla de ponche de 10 litros, en cuya preparación habría que invertir unos 70 pesos, sumando caña, canela, tamarindo y demás.

"Hay que medirle a los gastos pues hasta un pollo rostizado normal anda en 75 pesos", refirieron algunas personas, que alertaron sobre el engaño en cuanto a la venta de paquetes. "Sale más barato comprar papas y refresco por separado. En paquete sale en 110 pesos en algunos expendios".

Por cierto, debido a la situación, la organización de posadas cada vez más está quedando en la anécdota. Varios vecinos acaso han escuchado de la realización de alguna.

Por otro lado, en los bazares navideños el consumo no ha sido el de otros años. Al menos eso dicen comerciantes de los cuatro que se instalaron en esta comunidad, dos en Villa de las Flores, otro en Granjas Cor y uno más en Bosques del Valle, sobre la vía Coacalco-Tultepec.

Las ventas de artículos de temporada (luces, figuras, etc.) y de prendas de vestir, calzado y otros, ha estado muy baja, con una reducción promedio de al menos 40 por ciento respecto del año pasado.

"La gente está muy gastada o tiene muchas deudas; muchos sólo vienen a ver y a comer algunos tacos o fritangas", aseguraron en Bosques del Valle.

Una breve visita a supermercados permitió saber que la gente compra sólo lo necesario. Ni pensar en regalos.

Un empleado de una empresa telefónica refirió que en otros años, por estas fechas se les regalaban chamarras, tazas, agendas, despensas o vales de despensa, incluso arcones.