UdeG: el gobierno estatal rompió compromisos con obra en Barra

La casa de estudios se deslinda de su deber de monitoreo ambiental ante la imposición de una obra “que destruye lo que se había hecho antes” en la playa; pide sea clausurada.
Ciudadanos de Barra de Navidad limpian restos de polímero esparcido en la playa.
Ciudadanos de Barra de Navidad limpian restos de polímero esparcido en la playa. (Cortesía)

Guadalajara

El Departamento de Estudios para el Desarrollo Sustentable de Zonas Costeras de la Universidad de Guadalajara (UdeG), se deslindó ayer de su responsabilidad contraída en el tema de monitoreo ambiental de las obras de restauración de la playa en Barra de Navidad, al señalar que el gobierno del estado ha actuado de forma unilateral, ha excedido los permisos y exenciones con que cuenta, y de facto, destruye lo que restauró en los dos años anteriores en la zona.

En una carta dirigida al delegado de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), Sergio Hernández González, el titular del departamento, Francisco de Asís Silva Bátiz, destaca: “las obras actuales no son apoyadas por este departamento ni teníamos conocimiento sobre ellas, y consideramos que se están aprovechando de la buena fe con la cual se había actuado anteriormente - es decir, confiados y siempre fundamentados en la ciencia, en la tecnología y en el monitoreo constante de los impactos ambientales que se generaran- […] no tienen este fundamento, ni se sustentan legalmente en las exenciones de presentación de las MIA [manifestaciones de impacto ambiental] emitidas por la delegación a su digno cargo. Consideramos que sería pertinente que se solicite la presencia de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente [Profepa] y que se proceda a su clausura, al menos hasta que no se presenten las MIA respectivas y las obras sean autorizadas”.

La misiva fue entregada por la tarde de ayer, luego de que se realizó una jornada de limpieza en la playa y la zona marina, como resultado por la contaminación que se ha ocasionado con el polímero (plástico) liberado al alterarse parte del pedraplén construido para la restauración de la línea de costa.

Los detalles: “La obra actual de construcción de una barda que sustituye a la original ubicada en el malecón de esa localidad, no se contemplaba originalmente dentro de la solicitud de la exención respectiva. Este departamento no tenía conocimiento de que el gobierno del estado de Jalisco fuera a construirla, por lo que este departamento se deslinda de cualquier obligación de realizar el monitoreo ambiental de esta obra; y consideramos que la misma nunca estuvo incluida en la exención de presentación de la MIA respectiva [oficio número SGPARN.014.02.01.01.1210/15]”. 

Además, “para la construcción de la barda […] el gobierno del estado de Jalisco sancionó la destrucción del pedraplén polimérico. Esto contraviene el sentido de la solicitud y de la exención para la rehabilitación de dicho pedraplén [debido a los daños provocados por el huracán Patricia]. En ningún momento, ni en la solicitud de exención ni en la exención misma se menciona que el pedraplén fuera a destruirse, todo lo contrario, se trataba de reacomodar las piedras que se soltaron del mismo e inyectar polímero para reforzarlo. Aunque el gobierno del estado de Jalisco declara que el pedraplén no se está destruyendo, las fotografías tomadas en el sitio hablan por sí mismas, no se puede negar lo evidente ni desaparecerlo sólo porque uno así lo desea”.

También se deslinda de esa decisión, “la cual consideramos absurda e incomprensible, y un despilfarro de recursos públicos. Tal y como estaba antes de la intervención actual, el pedraplén funcionaba perfectamente para lo que fue construido”; en cambio, lo que la nueva obra significa es “el debilitamiento de la estructura de la barra de arena que separa el mar de la Laguna de Navidad, la destrucción del pedraplén polimérico que protege la infraestructura del malecón y vidas humanas, y la contaminación del ecosistema marino”. El tiempo lo hará patente, subraya.