UdeG generará ambiente escolar libre de violencia

En una primera fase, determinarán índices de bullying en escuelas de Jalisco.

Guadalajara

Especialistas del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la Universidad de Guadalajara, aseguran que se puede erradicar el acoso escolar si se determina un modelo estructural que relacione los ambientes escolares (estudiantes-trabajadores) con el bienestar psicológico y los comportamientos violentos.

Los académicos determinarán en una primera fase de su proyecto de investigación “Ambientes escolares libres de violencia”, los índices y causas de violencia en escuelas, con miras a establecer la magnitud de este problema en Jalisco para diseñar acciones de intervención y capacitación a padres de familia, directivos, profesores e instancias involucradas, puesto que el mal atenta contra los derechos humanos.

Cecilia Colunga Rodríguez, coordinadora del Doctorado Interinstitucional de Psicología, dijo que han detectado que el acoso escolar tiene relación con problemas socioeconómicos. “Pudiera ser parte de la cultura, tenemos que analizar como esos factores que pueden ser predecibles para que se den este tipo de conductas, tuvieran algo que ver, por ejemplo el hacinamiento en las escuelas, que hayan pocos profesores, pero sobre todo hemos encontrado una gran desvinculación de los padres de familia en los procesos educativos de sus hijos”.

Asimismo, señaló que pretenden ofrecer un modelo de intervención psicoeducativa que pueda estandarizarse para las escuelas, en donde no se inicie por culpabilizar al victimario. “De repente al que se le culpa o estigmatiza es al niño acosador pero hay todo un sistema previo que genera esa cuestión de abuso y tiene que ver mucho con el clima escolar y familiar. Agregó, que han observado índices de violencia  por querer estar a la moda, “ser los más populares o sentirse identificados con grupos transgresores”.

Por su parte, María de Lourdes Preciado Serrano, coordinadora de la maestría en Ciencias de la Salud en el Trabajo, mencionó que el proyecto parte de una necesidad imperiosa ante la violencia generalizada y un ambiente permisivo. Las académicas lamentaron que Jalisco ni México tengan un registro serio sobre el acoso escolar, por lo que es posible que se esté subestimando o sobreestimando el problema. “Conocemos personas que consideran como bullying una reacción natural de molestia entre niños, como “me dijo fea” y cuando les preguntamos a los menores que si han sufrido acoso escolar nos contestan que sí, siendo su respuesta “el otro día me quitó mi lápiz, mi dulce o me jaló poquito el cabello”, cuando esas actitudes desde hace años atrás que ocurrían y no se les llamaba bullying”, declaró Colunga Rodríguez, luego de añadir que la cifra más actual que señala la Consulta Infantil Juvenil del 2012, estima que dos de cada 10 alumnos sufren acoso escolar, cuando la cifra es menor a 18 por ciento de la población infantil.