Uber evidencía descuido en el transporte público

El coordinador panista en el cabildo de Torreón, Sergio Lara, dejó en claro que no están en contra de ese servicio, pero esperan una resolución jurídica por parte del ayuntamiento.
Uber en Torreón, requerirán un permiso especial para operar.
Sergio Lara, resaltó que la autoridad operativa no debe permitir que existan actos de violencia o daños a terceros, como ha ocurrido en otras ciudades de México. (Milenio Digital)

Torreón, Coahuila

Sergio Lara Galván, coordinador de la bancada panista en el cabildo de Torreón, reconoció que la operación de Uber es casi un hecho, a pesar de que se desconoce la forma de operar de esta empresa, la responsabilidad que tendrán al trasladar a un ciudadano, específicamente en el renglón de las aseguradoras. 

“Este tema ha estado en discusión en los últimos días, luego de que la empresa anunciara el arranque de operaciones el próximo mes”. 

El regidor enfatizó que se tiene que reconocer que al transporte público está normado por leyes estatales y constitucionalmente por el artículo 115, donde se establece que es considerado de utilidad de los ciudadanos, de tal manera que el Estado es el encargado de normarlo y operarlo, se deja en claro que ante la imposibilidad de hacerlo, se otorgarán concesiones a particulares con ciertas restricciones. 

Uber es una aplicación, es un negocio muy bien estructurado, sin embargo resalta que se desconoce el objeto social que tiene esta empresa, su lado fiscal si lo tiene o no.


Recordó que Uber no está conformado como un servicio de transporte público como comúnmente lo conocemos, es un contrato entre particulares, se basan en el Código Civil Federal en el artículo 2400, donde señalan que es un arrendamiento y no tienen una prohibición expresa de alquilar el automóvil con un chofer a un tercero.

Esa es la gran controversia que se ha desatado en varios Estados, incluyendo Coahuila.

Sergio Lara, resaltó que la autoridad operativa no debe permitir que existan actos de violencia o daños a terceros, como ha ocurrido en otras ciudades de México donde opera la empresa. 

Pidió que la Subsecretaría del Ayuntamiento, emita una opinión para determinar cuál es la interpretación que ellos le dan a las leyes en ambos casos.

Advierte que la llegada de Uber pone al descubierto el descuido y desorden en el transporte público que opera en la ciudad, evidenciando dos años y medio de abandono en el rubro transportista que se usa hoy en día, taxis y camiones, no el tan mencionado proyecto del Metrobús. 

“Los taxis que operan en la región eran los reyes, sin embargo las unidades están en pésimas condiciones, no respetan al peatón, al pasajero, el reglamento de vialidad, es cierto que el consumidor tendrá todo el derecho del mundo en elegir la opción que mejor le convenga”. 

Dejó en claro que no están en contra de ese servicio, pero están a la espera de una resolución jurídica por parte del ayuntamiento y cómo responderán las compañías aseguradoras en caso de ocurrir un accidente, replicarán como particular o servicio público.

La autoridad no puede negarse de entrada al arribo de esta nueva opción en movilidad a capricho de un gremio, pero sí debe regularse.