Estudiantes de Medicina en riesgo de no titularse

La Universidad Autónoma de Durango, Campus Laguna, no ha sido adherida a la CIFRHS, lo que impide que los alumnos tengan acceso al internado y servicio social.

Gómez Palacio, Durango

Pese a que la primera generación de la carrera de Medicina de la Universidad Autónoma de Durango, Campus Laguna, egresará el próximo mes de mayo, los 28 estudiantes no han recibido su carta de pasante para realizar su internado y servicio social.

Ante ello, los padres de familia denunciaron el incumplimiento de las autoridades universitarias para tener su documentación en orden, asunto que se prometió cuando los alumnos iniciaron sus estudios hace cinco años.

Se dio a conocer que al no contar con campo clínico en el estado de Durango, los alumnos buscaron en Coahuila, donde se les extendió la invitación, sin embargo, dado que la universidad no está nombrada a nivel nacional, es necesario acudir ante las autoridades correspondientes.

Obligan a los estudiantes a vender boletos para la rifa de un auto.

Este trámite, señaló la estudiante Génesis Rojas, tarda por lo menos seis meses y si bien no se les niega el apoyo, los jóvenes no han visto el arreglo de forma tangible, por lo que corren el riesgo de que cinco años de estudio se vayan a la basura.

Asimismo, otra promesa que no se ha cumplido, es la construcción de un hospital universitario en las mismas instalaciones ubicadas en la carretera a Santa Rita, al norte de Gómez Palacio.

Por ello, este jueves se reunieron alumnos y sus padres con el vicerrector de la UAD, Martín Soriano Sariñana, a quien le exigieron una respuesta y de nueva cuenta se comprometió a arreglar el problema.

La carrera de Medicina en la UAD Campus Laguna aún no ha sido adherida a la Comisión Interinstitucional para la Formación de Recursos Humanos para la Salud (CIFRHS), lo que impide a los alumnos tener acceso al internado, situación que Soriano Sariñana indicó se espera finalizar dentro de dos años.

Los afectados consideran que en medio de este conflicto también está una universidad pública de Durango, bajo la presunción de que se genere competencia entre los egresados, convirtiéndose también en un problema político.

La cuota de inscripción y reingreso es de 5 mil pesos, más la venta de diez boletos para una rifa de un automóvil, que deben venderse de forma obligatoria, lo que hace que la carrera deba ser sostenida con una fuerte suma económica.