Expertos esclarecen crímenes con insectos

Investigadores de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro de Torreón exponen que desde el 2008 se firmó un convenio de colaboración con la Procuraduría General de Justicia del Estado.
La Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro de Torreón, trabaja con la PGJE con entomología forense.
La Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro de Torreón, trabaja con la PGJE con entomología forense. (Nancy Méndez Lozano )

Torreón, Coahuila

Hormigas, avispas, escarabajos, moscas y diversos artrópodos que aparecen en los tiempos de descomposición de cadáveres, son utilizados por investigadores de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro de Torreón para ayudar a esclarecer crímenes.

Mediante ellos se puede determinar el tiempo, modo y lugar de muerte en una persona, basándose en el desarrollo de las larvas que contiene, o detectar droga, sustancias tóxicas, entre otras evidencias entomológicas, que hoy son aceptadas por los tribunales de justicia.

"Lo más importante en este caso es ponerle nombre al cuerpo y los insectos nos ayudaron a confirmar los datos".

Teresa Valdés, profesora investigadora del departamento de parasitología de la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro de Torreón, expande de este método de sus predecesores en la Región Lagunera.

Proponiendo que un cuerpo expuesto al aire sufre una serie de cambios, en donde se caracteriza la sucesión regular de artrópodos que aparecen en cada estado de descomposición.

"La entomología forense es el uso del conocimiento entomológico que pude servir para aportar indicios ante un foro legal. La ciencia al servicio de la impartición de justicia", precisó la investigadora.

Dijo que así como existen odontólogos forenses, entre otras ramas, de igual manera la entomología aporta datos importantes en diversos temas legales.

Asimismo, expuso que desde el 2008 se firmó un convenio de colaboración con la Procuraduría General de Justicia del Estado, en donde ya existen casos de contribución de los investigadores de la Narro.

"Mediante estos insectos se puede conocer el tiempo, lugar y causas de muerte. Por ejemplo no es la misma fauna la de aquí y la de otros lugares, existen insectos propios de cada región".

"Se han dado casos de crímenes que ocurren en otro lugar y en donde el cadáver viene a dar a Torreón, si se estudia la fauna, se determina el origen de la especie y en las comparaciones se abren las líneas de investigación", explicó Teresa Valdés.

Con los insectos también se puede indagar la presencia de drogas, venenos u otras sustancias, el contenido estomacal del insecto puede preservar las moléculas.

Otro muestra, es que en algunas ocasiones para ocultar un asesinato y la identidad de un cadáver, el homicida se vale de quemar los restos, en donde pudiera no quedar suficiente material para correr una prueba de ADN, pero las larvas pueden ser analizadas y contener la información en su interior ya que son más resistentes.

"Luego de estudios, dependiendo del clima del sitio, hemos determinado que de manera general en un proceso normal de descomposición a los 5 minutos llegan los insectos a un cadáver, las moscas casi de manera inmediata".

Las hormigas, avispas, escarabajos, llegan a depredar el cadáver, todo ello se vuelve un ecosistema muy dinámico e interesante. "Aunque un cadáver ya está seco siempre habrá fauna con información importante".

Aun en etapas muy tardías de descomposición se encuentra fauna como los ácaros, definió.

"Algunos de los casos que hemos tratado han sido por ejemplo, sobre unos restos óseos traídos al Hospital Universitario encontrados en el campo de Emiliano Zapata rumbo a Viesca".

"Un cráneo, columna vertebral, caja torácica, en donde los médicos estimaban un tiempo de muerte de entre 2 y 3 meses, al abrir el cráneo saltaron larvas vivas y muertas".

Las recolectamos de manera que pudieran pupar a moscas, al esperar a la especie es más fácil identificar lecturas. Establecimos el tiempo de muerte de 15 a 20 días.

"Mediante estos insectos se puede conocer el tiempo, lugar y causas de muerte. Por ejemplo no es la misma fauna la de aquí y la de otros lugares, existen insectos propios de cada región".

"Es importante saber el tiempo de la muerte, ya que el investigador podrá desarrollar líneas de investigación confiables, datos que se comparan con quienes vieron a la persona en ese momento, en qué lugares, entre otras cosas, concentran la búsqueda".

"Este caso coincidió con una familia de Veracruz que buscaban a un trabajador migrante. Se tuvo la fecha, luego se toman muestra de ADN de los familiares para realizar las comparaciones, que resultaron positivas".

"Lo más importante en este caso es ponerle nombre al cuerpo y los insectos nos ayudaron a confirmar los datos".

"Otro caso, es sobre un señor de más de 70 años, encontrado en la sala de su casa sobre un tiradero de sangre".

"Al revisarlo nos dimos cuenta de un camino de hormigas, quienes causaron mordeduras en la piel, los insectos también determinan el modo de la muerte".

"Si se encuentran masas de larvas o moscas desarrollándose en un lugar que no es un orificio natural quiere decir que se trata de una herida, de que alguien o algo rompieron la piel".