Activistas defienden a burros que sacrificarían en la UAAAN

Organismos que se dedican a la protección de animales, irrumpieron en las prácticas que realizan los estudiantes de la Universidad Autónoma Antonio Narro.

Torreón, Coahuila

Organismos de la Sociedad Civil que se dedican a la protección de animales, se indignaron este domingo ante el conocimiento de que diez burros iban a ser sacrificados en la Universidad Autónoma Agraria Antonio Narro (UAAAN) para someterlos a estudio.

Integrantes de Huellitas de Amor, Humanimalium y activistas, acudieron al lugar donde irrumpieron en las prácticas que eran ejecutadas por los estudiantes.

Algunos equinos ya estaban en mesas de disección, otros colgados en arneses para que los estudiantes de veterinaria pudieran ver como es la postura original en vida de los animales, causando la situación gran alarma entre los animalistas, que cuestionaron a los alumnos.

Se acordó que la Universidad mantendrá mayor control en el sacrificio de las especies.

Miguel Ángel Yáñez, de Humanimalium indicó que desde el pasado 29 de noviembre, se publicó en el estado de Coahuila la Ley de Protección y Trato Digno para los Animales.

En el artículo 193 se sustenta el argumento de defensa de los protectores, donde se establece que ningún animal debe morir por motivos que no sean los científicos o en condiciones inapropiadas, lo que generó de inmediato una discusión entre las dos partes.

Así mismo, otra parte del alegato de los defensores, es que eran demasiados animales los que se iban a sacrificar, lo cual sería injustificado para motivos de aprendizaje.  

Hugo Díaz, estudiante de la Universidad responsable de la práctica, indicó que deben existir leyes en Coahuila que respalden los derechos de los animales, pero que por la interpretación y entendimiento de la sociedad para estudiar con especies vivas, es factible lograr en un futuro salvar la vida de perros, gatos, vacas, burros y otras especies animales.

También manifestó que esta actividad se desarrolla con las condiciones y cuidados necesarios para el sacrificio de los animales, entre los que además había caprinos y que es requerida por generaciones de estudiantes, que han pasado por esta parte de la enseñanza.

Tras dos horas de alegatos y a instancias de los organismos, se acordó que la Universidad mantendrá mayor control en el sacrificio de las especies que se estudian, por ejemplo, si es un burro para cinco alumnos, podría ser uno para diez.