Tuneladora provocará vibraciones en el centro

Académico del Iteso afirma que ya hay afectaciones en las viviendas por el paso constante de automóviles y unidades de transporte público.
La tuneladora se empleará en el tramo de la Línea 3 que comprende el centro de Guadalajara.
La tuneladora se empleará en el tramo de la Línea 3 que comprende el centro de Guadalajara. (Milenio)

Guadalajara

El uso de una tuneladora y el posterior funcionamiento de la Línea 3 del Tren Ligero en el Centro Histórico de Guadalajara aumentará la presencia  de vibraciones en las principales calles, por lo que la probabilidad de afectaciones a las viviendas y edificios de la zona aumentarán y hasta la fecha no se ha definido qué instancia –autoridades gubernamentales o  empresas encargadas de la obra- se hará cargo de pagar en caso de registrarse daños en inmuebles.

Rafael Martín del Campo, académico e investigador del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (Iteso) afirma que los daños en fincas del Centro Histórico ya existen, porque éstas no fueron construidas para aguantar el ritmo actual en este punto de la ciudad, pues en sus calles diariamente transitan automóviles y unidades del transporte público, por lo que estima que el problema aumentará con la Línea 3 del Tren Ligero.

“Tú estás en el centro y estás en la calle y pasan los camiones y sientes la vibración que provoca el camión. Si tú lo sientes, también lo provoca en cualquier edificación. Entonces si esa edificación está en un constante movimiento y la calidad de los materiales que tiene son malos, a través del tempo se van cansar (las estructuras), van a estar fatigadas y van a presentar problemas, grietas, fisuras, que podrán ser inducidas o son por esa situación”, explica Martín del Campo.

El hecho de que la tuneladora vaya a trabajar a una profundidad de 30 metros se debe a dos variables. Uno, no intervenir en la infraestructura subterránea: La de la Línea 2 del Tren Ligero, el túnel de la avenida Hidalgo y los drenajes, y dos, que esa longitud tiene que garantizar que no hay un impacto considerable con las fincas en la superficie.

En el perímetro central del Polígono del Centro Histórico (abarca desde Jesús García hasta avenida La Paz e Independencia y concluye en Federalismo) se contabilizan un total de 5 mil 981 viviendas, las cuales fueron construidas entre el siglo XVIII y en la década de 1960 hasta la actualidad –el 30 por ciento fue construido en el periodo de 1920 a 1940, el 23 por ciento de 1859 a 1900 y el 22 por ciento fue edificado desde 1960 hasta la actualidad-; con información del inventario y catálogo municipal de inmuebles de valor patrimonial del Ayuntamiento de Guadalajara.

De acuerdo a Alejandro Guevara Castellanos, presidente del Colegio de Ingenieros Civiles del Estado de Jalisco A.C. (CICEJ), dichas viviendas fueron edificadas con diferentes procesos constructivos a los actuales, en los que se utilizaba adobe y cimientos distintos a los que requiere actualmente la reglamentación. Uno de los pendientes es quién se hará cargo si es que existen afectaciones.

“No podemos negar que va a haber alguna afectación en estas fincas (…) sí, existe el debate de quién se va hacer cargo de este tipo de situaciones, porque ni el municipio, ni los constructores, ni los mismos encargados de la obra han levantado la mano para decir yo. Ha sido nada más el vigilar que no pase nada”, afirma Guevara Castellanos.

El ingeniero insiste en que durante el proceso de construcción debe de haber una vigilancia constante en aquellas viviendas que se consideren cercanas a la obra y que puedan registrar alguna afectación para detectar algún daño y proseguir a su atención.

De igual forma, pidió no crear pánico entre los vecinos pues aunque ésta será la primera ocasión en la que una máquina de este tipo trabajará en Guadalajara, en el proyecto trabaja gente con experiencia en obras como en Barcelona, España, en la que un túnel fue construido por debajo de la Basílica La Sagrada Familia.  

Túnel de Línea 3

La obra de la construcción del túnel se concluirá en un periodo de dos años

La máquina avanzará de 5 a 10 metros por día

El costo del túnel será de 2 mil 700 millones de pesos

Se construirá un túnel de 5.3 kilómetros de La Normal hasta Glorieta de la Bandera

La tuneladora mide 95 metros de longitud y 11.57 metros de ancho

La máquina es trasladada desde Valencia, España en barco hasta Manzanillo

El consorcio S.A.P.I. de C.V. compuesto por las empresas Mota Engil S.A. de C.V. y Sacyr Construcciones México y PRODI; grupo promotor de Desarrollo e Infraestructura S.A. de C.V. y Constructora RAL S.A. de C.V. se harán cargo de la construcción del tramo subterráneo

 

Fuente: SITEUR