Tulancingo trata de recuperar paz social

Parte del reestablecimiento de la paz social se debe a la nueva estrategia de combate a la delincuencia.
Julio Soto Márquez.
Julio Soto Márquez. (Héctor Mora)

Tulancingo

Homicidios, secuestros y extorsiones eran algunos de los delitos que se cometían en Tulancingo, por bandas organizadas que lograron debilitar a la policía municipal. Algunos mandos superiores fueron asesinados y cuatro directores de la corporación cesados o separados del cargo, señaló el edil Julio Soto Márquez.

“En 2012 estábamos en crisis... nos mataron al segundo a bordo de la policía municipal en su casa, a ciudadanos, había asaltos, nuestro estado de fuerza había bajado a 150 elementos, fue un momento grave para la municipalidad, pero nos hemos sobrepuesto. En 2013 terminamos con 24 patrullas funcionando, cuando un año antes sólo nos quedamos con cinco.

“Tenemos mayores resultados en seguridad, hemos agarrado dos bandas de secuestradores, y a algunos narcomenudistas. Estadísticamente creemos que hemos bajado, falta ver el resultado que da la SSPH en función de lo que nosotros hemos actuado”.

Parte del reestablecimiento de la paz social se debe a la nueva estrategia de combate a la delincuencia, en coordinación con efectivos de la Secretaría de Seguridad Pública de Hidalgo (SSPH), además de la llegada del subteniente del Ejército Guillermo Francisco Guzmán, el quinto director de la policía local.

A esto añade la rotación de efectivos que presumiblemente encubrían a grupos delictivos.

Pese a los avances, acepta que continúan los robos a automóviles y a casa habitación, pero confía en que este año, con anuencia del Cabildo para crear un área de prevención del delito y la inversión en equipamiento, parque vehicular de alta seguridad y capacitación, disminuirán.