Tromba sacude a región citrícola

Las precipitaciones ocasionaron el desbordamiento de varios ríos y arroyos; el Ejército Mexicano aplicó el Plan DN-III-E.

Linares y Hualahuises

Una tromba sacudió a los municipios de Linares y Hualahuises dejando a su paso desbastadoras consecuencias en inundaciones por los desbordamientos de ríos y arroyos, obligando al Ejército Mexicano y a otras corporaciones a la aplicación del Plan DN-III-E, para apoyar a por lo menos 500 familias damnificadas.

El fenómeno climatológico, calificado como extraordinario, se presentó durante la madrugada del sábado en forma de chubascos y algunas tormentas eléctricas que ocasionaron el desbordamiento del río y el cierre parcial de la carretera Nacional, donde elementos de la PFP y de Protección Civil realizaron un operativo al desbordarse el arroyo que pasa por el kilometro 170 a la altura de la comunidad de La Laja.

La situación fue muy parecida en el centro la periferia de Hualahuises, donde debido a la emergencia, las colonias de Nuevo León Unido, Raúl Caballero, la CROC, La Laja y La Esperanza, se vieron afectados, pues el agua ingresó a sus viviendas ocasionando daños en los muebles, ropa y aparatos eléctricos.

Las autoridades de Hualahuises y Linares recibieron el apoyo de la Sedena y de otras corporaciones para trasladar a los albergues a las familias que se vieran más afectadas con la contingencia, pero muy pocas de ellas aceptaron abandonar sus casas debido al temor de resultar más afectados.

Situación muy parecida sucedió en Linares, donde más de 300 familias que habitan en el ejido Emiliano Zapata se quedaron atrapadas al desbordarse el arroyo que pasa por este lugar, obligando al personal de Bomberos y de buzos de Nuevo León a cercar esta zona y mantenerse en estado de alerta.