Ejido denuncia invasión de tierras por agroexportadora

Señalan al Tribunal Superior Agrario de "lavarse las manos" al reconocer los derechos de San Isidro sobre la ex hacienda de El Petacal, pero pretender no afectar a la empresa Nutrilite

Guadalajara

La comunidad ejidal de San Isidro, municipio de San Gabriel, denunció la “violación a sus derechos humanos al territorio y la vida digna”, por parte del Tribunal Agrario 16, el Tribunal Superior Agrario y el Juzgado de Distrito que ve su litigio por el despojo de 280 hectáreas, en el que responsabilizan a la agroexportadora transnacional Nutrilite, en el corazón de la región de El llano en Llamas, en San Gabriel, al sur de Jalisco.

“El Tribunal Permanente de los Pueblos, La Asamblea Nacional de Afectados Ambientales y la Red en Defensa del Maíz, tienen sus ojos puestos en la lucha agraria de San Isidro y se comprometen a dar seguimiento y apoyar su lucha”, dijeron esta mañana en conferencia de prensa los representantes del comisariado ejidal, Isidro de la Cruz Guzmán y María Trinidad de la Cruz, acompañados por los campesinos Raúl de La Cruz y Alejo Enciso Estrada.

En la cita, señalaron que el ejido de San Isidro desde 1939 exige a la Secretaria de la Reforma Agraria, y después del año 2000, ante los Tribunales Agrarios, “la ejecución total de nuestra resolución presidencial que nos reconoce 536 hectáreas de las cuales están invadidas 280 hectáreas por la empresa Nutrillite”.

Esas 280 hectáreas del predio conocido como “Puerta del Petacal”, de la Hacienda de El Petacal, están ocupadas por la empresa Nutrilite Sociedad de Responsabilidad Limitada de Capital Variable (SRL de CV), filial de la empresa trasnacional Amway; “estos terrenos son los mismos que fueron afectados en beneficio de nuestro ejido y pertenecían a la Hacienda del Petacal. Pero los Tribunales Agrarios y los juzgados de Distrito han desviado su poder en favor de la empresa; el pasado 27 de febrero del presente año, el Tribunal Superior Agrario, dictó sentencia en el juicio agrario 615/1997 reconociendo la legitima propiedad del ejido y a su vez condenó a nuestra Asamblea General de Ejidatarios a incorporar las 280-00-00 de tierras al régimen ejidal por nuestra propia autoridad, es decir que nosotros mismos hiciéramos la ocupación de las  tierras, sin intervención de las instancias correspondientes, violando los derechos  sustantivos del ejido”, añadieron.

Así, “el tribunal intenta transferir sus competencias a la asamblea de ejidatarios con el  fin de que incorpore y regularice tierras distintas a las dotadas en la resolución presidencial correspondiente, al grado de decir que existe imposibilidad material, lo cual no es verdad porque las tierras existen, están en posesión de Nutrillite y son de la propiedad del ejido de San Isidro”.

Los ejidatarios exigen al Tribunal Agrario distrito 16 y al Tribunal Superior Agrario, “la ejecución total de la resolución presidencial del 23 de agosto de 1939 que nos dota de 536 hectáreas de las cuales 280 hectáreas pendientes de ejecución se afectaron a la ex hacienda el Petacal, y que se nos reconoce en sentencia del Tribunal Agrario Superior Agrario como de nuestra propiedad […] asistiremos a todas las instancias nacionales e internacionales necesarias para hacer valer nuestros derechos territoriales y que se cumpla la restitución de nuestro territorio invadido y devastado por el uso agroindustrial de la empresa”.